sábado, marzo 26, 2016

LA CLAVE DEL “AGNUS DEI”



LA CLAVE DEL “AGNUS DEI”.


J.C. Juncal Ibaceta.

Clave de bóveda en la nave románica de la Iglesia de Santa María de Puerto, Santoña, Cantabria.




La iglesia de Santa María de Puerto se remonta documentalmente al siglo IX. Un escrito existente en el monasterio de Oña nos dice que en el año 836 Zecius era su abad. Pero Lope Garcia de Salazar en sus “Bienandanzas e fortunas” nos cuenta que fueron los godos, concretamente la reina Godina y un Obispo con mucha plata y oro, los que con su flota desembarcaron en Santoña para ayudar a los de su estirpe, que estaban siendo dominados por los naturales de la tierra y fundaron la iglesia en el año 650 poco más o menos bajo la advocación de Santa Maria. Lo más probable es que el rey Alfonso I (739-757), hijo de Pedro,duque de Cantabria, fuese el promotor de su fundación por la política de repoblación que llevó a cabo en la zona por medio de implantación de monasterios, éste asentado sobre los restos de una colonia o
villa romana llamada Puerto.

¿Cómo sería la iglesia de Puerto en aquella época? Probablemente sería una iglesia sencilla en su hechura integrada en un monasterio que ya manifestaba una gran pujanza en la comarca trasmerana. Con el correr de los años el viejo cenobio se iría renovando y la iglesia crecería por el impulso de sus promotores adquiriendo las formas y nuevos estilos artísticos que llegaban por el camino de Santiago desde el centro de Europa.


Sabemos por el Cartulario de Santa María de Puerto que el monasterio se hallaba en el año 1047 abandonado de monjes debido a la presión que sobre ellos ejercían los los “señores de la tierra”. Apareció entonces de las partes de oriente un peregrino llamado Paterno, enviado por García III de Navarra que reinaba en la zona al que dio plenos poderes para recuperar los bienes y heredades que le habían sido usurpados al monasterio en tiempos de inestabilidad política. Dió nueva vida al lugar, reconstruyó el monasterio y reclamó de los infanzones las iglesias y pertenencias que formaban “la onor de Puerto”. La iglesia de Santa María de Puerto conserva aún algunos elementos románicos que hacen suponer su reconstrucción durante el siglo XI como indican los capiteles de las columnas unidas al formidable arco románico que da paso al crucero. Vestigios de una posterior ampliación de la iglesia sería la pila bautismal datada en el siglo XII y tal vez la puerta sur, de clara adscripción románica . Según Garcia Guinea la actual fábrica de la iglesia se construyó en la misma época que la pila bautismal apareciendo ya en la misma elementos de transición al gótico que manifestaban nuevos gustos en los elementos constructivos. Recientemente por quien esto escribe se ha descubierto un elemento poco tenido en cuenta que permite relacionar la construcción del primer tramo de la nave central con la de la pila bautismal y es la clave del “Agnus Dei”.


Dicha clave es la que une los arcos perpiaños del tramo de arranque de la nave central. En ella aparece sobre un círculo solar sujetado por cuatro ángeles que lo elevan a los cielos el cordero que quita los pecados del mundo y da la paz. El cordero está nimbado y porta un estandarte con la cruz y una bandera como símbolo de la resurrección. El tratamiento artístico de la piel del cordero es idéntico al de los leones sobre los que se apoya la pila bautismal. Los bucles que forman la lana del cordero y la melena de los leones son prácticamente iguales.


Otra representación del cordero místico en Santa María de Puerto aparece en el tramo central del crucero correspondiente a la ampliación del mismo en el siglo XVI, de claro estilo gótico renacentista.


Detalle de uno de los leones soporte de la pila bautismal de Santa María de Puerto.






Detalles de la pila bautismal de Santa María de Bareyo...






No hay comentarios:

Publicar un comentario