viernes, diciembre 19, 2014

Santoña: Historias breves 61-80

(enlace a Santoña: Historias breves 1-20)
(enlace a Santoña: Historias breves 21-40)
(enlace a Santoña: Historias breves 41-60)



61. Dos simples trazos.

Dos simples trazos en la roca del peñón de Santoña. Los centímetros cuadrados en los que se conservan han permanecido indemnes a la erosión y a los efectos de las temperaturas extremas de la última glaciación. Sin saber ni una palabra de arqueología, al plantarnos frente a los dos trazos reconocemos en ellos a un humano. La profundidad y finura, la firmeza con la que fueron grabados delatan que no son obra natural.
La historia que cuentan estos dos rasguños en la roca del Buciero nos lleva al magdaleniense final. Hace unos 12.000 años un ancestro los grabó con un buril de silex, y se hizo en cierto modo inmortal.