viernes, octubre 31, 2014

Santoña: Historias breves 41-60

(enlace a Santoña: Historias breves 1-20)
(enlace a Santoña: Historias breves 21-40)



41. Vestigios del Fuerte Imperial (1)

Comparemos los planos históricos del Fuerte Imperial con imágenes aéreas actuales y de los años 50. Es el mejor modo de intentar detectar posibles vestigios de la que fue plaza de armas de Santoña, y la mayor obra levantada aquí por los ingenieros napoleónicos. De este modo podemos intentar "reconstruir" y entender mejor esta fortaleza santoñesa poco conocida.


La primera propuesta es este posible trazo del recinto exterior o bajo del Fuerte Imperial. Se sitúa en el interior del actual centro penitenciario El Dueso y recorre en paralelo el muro de la cárcel en donde hoy se localiza la entrada.

Vestigios del Fuerte Imperial. Propuesta 1. Referencia para situarse: En la imagen de la izquierda, abajo encontramos la garita de vigilancia del penal que se encuentra al pie de la cuesta de El Dueso (la garita del Sorbal, para entendernos). La línea punteada que vemos en el plano histórico significa que además de un foso y una escarpa recubierta de piedra, esta cortina defensiva estaba dotada de una empalizada.







42. Vestigios del Fuerte Imperial (2)

Segunda propuesta: muy cerca de la actual puerta de acceso al centro penitenciario El Dueso detectamos lo que parecen evidencias de la fortaleza. Se aprecia un surco recto que llega hasta el actual puente que conduce a las instalaciones principales del presidio. Es sabido que el puente se levanta a principios del siglo XX precisamente salvando el foso de la antigua fortaleza napoleónica, por lo tanto el tramo que venimos describiendo parece evidente. Desde el puente las evidencias pueden seguirse en foto aérea con bastante claridad. Al compararlo con los planos históricos vemos que las líneas aún visibles en la actualidad son coherentes con el perfil del recinto alto del Fuerte Imperial. Los trazos visibles hoy en día siguen formando la "punta" que la fortaleza oponía en este lugar a los atacantes.

La propuesta anterior lleva aparejada otra. De acuerdo a estas suposiciones, la "lunette avancée" que vemos protegida por un foso inundado (en el plano histórico, buscar el número 13) se situaba muy cerca de la actual puerta.





Construcción del puente de acceso a la prisión salvando el antiguo foso 
del Fort Imperial (primeros años del siglo XX) 
Fotografía tomada de la obra que conmemoró en 2007 el centenario 
de la Colonia penitenciaria de El Dueso.



43. Vestigios del Fuerte Imperial (3)

El invierno, los temporales y los fuertes movimientos de masas de arena en las playas cantábricas, nos ofrecen la oportunidad de conocer en toda su dimensión los vestigios del Fuerte Imperial santoñés. El frente norte de la fortaleza napoleónica cerraba todo posible desembarco en Berria con una escarpa recubierta de piedra, fosos y extensas empalizadas, lógicamente desaparecidas. La cortina defensiva aparece hoy como un gran canchal de cantos, mamposterías y sillarejos, también numerosas secciones de muro derrumbado y aún unido con argamasa. A los pies de la Batería de la Cueva, el frente norte del Fuerte Imperial quedaba cerrado por un tramo de muro del cual se conservan, contra viento y marea, varias decenas de metros.





Más información..





44. El bloqueo de la Plaza de Santoña en la prensa de la época.

En esta noticia publicada en El Conciso se da cuenta de la situación del bloqueo de la plaza de Santoña en poder de una guarnición francesa de 2000 hombres. La evolución de los acontecimientos en torno a Santoña atrae durante meses el interés de la prensa y la sociedad española de la época. En esta ocasión sorprende el cierto tono jocoso con que habla El Conciso:

El Conciso, 28 de Enero de 1814. "Año 7º de la lucha del pueblo español contra la tiranía".


"Vitoria 20 de enero • El 17 salieron de aquí dos obuses para Santoña, y debe partir también con suficiente número de tropas el Brigadier D. Diego del Barco para desalojar á los enemigos de la guarnición de aquella, que actualmente se hallan en Laredo (¡he aquí porque no vienen besugos á Madrid!)."









45. Últimas noticias: la Guarnición francesa de Santoña intenta romper el bloqueo. 

La prensa de 1814 relata de esta manera dos salidas realizadas por la guarnición francesa de Santoña en los primeros meses de 1814. Hemos conservado la ortografía de la época y corregido algunos errores (como llamar Bromer al Gromo). Faltaba poco para que la Plaza de Santoña retornase a manos españolas. Este relato poco conocido da una idea de lo que supuso en la comarca un bloqueo de Santoña por tierra y mar de dos años.

Diario Crítico General de Sevilla, 27 de feb de 1814.

Bloqueo de Santoña.

El enemigo ha intentado hacer dos salidas, que le han sido bastante azarosas. Habiendo recibido refuerzos de 1500 hombres, y lisongeado de que Santoña es otro peñón de Gibraltar insultan a nuestros guerreros por la parte de Colindres. Tienen muchas fortificaciones en el punto de Brusco, en el fuerte de Gromo, y en la montaña de Argoños; creemos que esta guarnición se dexase á la suerte de la Francia, al contrario un rio de sangre ha de costar su conquista. Protegidos por el fuerte de Gromo, hicieron una salida el 30 de enero, y otra el 7 del actual: la primera fué precursora de la segunda, pero no en la sangre y carnicería, que se ha hecho de los franceses. El 30 se batieron con los voluntarios de Leon y Vureba, pero en la segunda los voluntarios de Cantabria han hecho prodigios de valor. Habian conseguido los franceses adelantarse por la linea de Noja, Escalante y camino de Santoña: los tiradores de Cantabria, auxiliados del 2º y 3º de Vizcaya, dos batallones de Monterey, y parte de Vureba, ocuparon una cordillera, que está sobre Argoños con direccion a Santoña. Los franceses no imaginaban que hubiese alli tanta tropa: se dividieron en la llanura, y al trasponer el primer cerro, los acorralaron alli. A fusilazos los hacían adelantar, y de este modo divididos, los acuchillaron en detalle. El arrojo de los enemigos y su desesperacion los hizo reunir, y se batieron con vigor hasta que parte de la tropa del fuerte del Arenal de Salve acudió a la pelea. Llegó á tiempo, y que ultimamente lo consiguieron 300 del fuerte de Laredo. Sin embargo, los tiradores de Cantabria divididos en pequeñas secciones con los voluntarios de Vureba, y otros, les acometieron por ambos flancos. Al fin se retiraron á la plaza bien escarmentados, y con mucha pérdida, que aun no se ha detallado. Esperamos que este desengaño les abra los ojos, y crean que el gefe sitiador don Diego del Barco les dara un desengaño quando reciba la artillería que espera.


Detalle del cuadro "La Batalla de San Marcial", Augusto Ferrer-Dalmau.




46. Un bandido "de novela" en el presidio de Santoña.

ABC, edición del 17 de julio de 1903, publica el siguiente relato sobre un bandido gallego, famoso en la época, y puesto a buen recaudo en el presidio de Santoña.

"Odisea de un bandido.

Mamed Casanova, el bandido gallego que inspiró terror en las comarcas que fueron teatro de sus crímenes, ha ingresado en el penal de Santoña. Pronto saldrá, para comparecer de nuevo ante un tribunal de justicia y responder de un proceso en el que se pide para él una terrible pena. El vulgo, muy dado todavía á romanticismos, ha forjado una leyenda en torno de este criminal, que tiene la osadía suficiente para hacerse admirar de la ignorancia. Con ella y con su musculatura hercúlea, que le ha permitido romper cadenas y grillos y forzar puertas, ha logrado imponerse á sus compañeros de prisión. La culpabilidad de algunos de los guardianes y las deficiencias del régimen carcelario, han contribuido á hacer más sonado su nombre. Sus arrogancias han trascendido fuera de la cárcel, y la figura de Mamed Casanova, con ese impulso, ha tomado un relieve de personaje de novela por entregas. Sus fugas de varias cárceles; su intento de evasión de la de la Coruña; su papel principal en la sedición de presos de aquel establecimiento; su traslado á una prisión militar en un islote, y, por fin, su encierro en el presidio de Santoña, ha llenado muchas columnas de los periódicos. No ha necesitado más la fantasía popular para hacer la odisea del célebre bandido, atribuyéndole todas las cualidades de los héroes que guarda en su memoria (...)

Nuestras fotografías dan idea del tipo de Casanova, que no es ciertamente repugnante ni por el físico ni por su manera de vestirse. Antes por el contrario, entrarán en el presidio pocos penados tan pulcros en el aseo de su persona".

(Mamed Casanova dejando el tren en la estación de Gama
para ser conducido al penal de Santoña)



47. ¿Dónde se produjo el desembarco en el ataque a Santoña de 1719?

El 12 de junio de 1719 un contingente de 800 soldados franceses desembarca en Noja (playa de Helgueras). Al amanecer del día siguiente se produce el ataque contra el Real Astillero levantado en la villa de Santoña. El astillero es arrasado. Son incendiados tres navíos cuya construcción se hallaba avanzada y materiales para construir otros siete. Son capturadas 50 piezas de cañón.

En los años siguientes la Corona trata de proteger el astillero santoñés con un sistema defensivo adecuado. Este plano de 1726 (autor Louis Langots) responde a los nuevos proyectos de fortificación; en él se encuentra la siguiente referencia al ataque de 1719: "Parage en donde se enbarcaron los franceses".








48. Un buque carguero varado en la barra de la bahía de Santoña.

Abc, 2-2-1907. Por telégrafo. Santander.

"Esta tarde á las dos, y á consecuencia de una vía de agua que se le abrió en el casco, ha varado en la barra de Santoña el vapor mercante español Barambio, que se dirigía á Bilbao, procedente de Gijón.
Al subir la marea el buque ha quedado completamente cubierto por el agua.
Se ha salvado toda la tripulación.-"

El siguiente texto (extraído de "La marina mercante asturiana, 1840-1900", J.R. García Lopez) aporta información sobre el Barambio y describe muy bien el lugar del varamiento.

"Barambio: Carguero español de carbón

Botado en 1867, matrícula BI-1874, con una eslora de 195,8 pies, 29 de manga, 15,5 de puntal, máquina de 2 cilíndros, la chímenea de color amarillo y parte superior color negro. Efectuaba la ruta Gijón-Bilbao. Doblaba el Fraile, no pasó del Placer de San Carlos, en el extremo Sureste del Peñón, entre arena y piedra, a 11 Cables de la dársena, entre la punta del viejo Fuerte y la Redonda y al Norte de la Enfilación de entrada, bajo la sombre de Peña Berana y demorando el espigón de Laredo 145ºV".

Finalmente, el Barambio fue "desguazado en la barra" en 1952 (tal como se recoge en Historia de un buzo)







49. Monte Buciero y la bahía de Santoña en tres dibujos del siglo XIX .


Lugar desde antaño codiciado por ejércitos extranjeros y puerto natural inmejorable, la bahía santoñesa ha merecido que los artistas pongan sus ojos en ella en múltiples ocasiones..



La población y el peñasco de Santoña en una ilustración francesa de 1823. Parece tratarse más bien de una recreación, con alguna licencia artística por parte del autor a la hora de representar la escena. A la derecha del mastil de la embarcación se diría que aparece el Fuerte del Rastrillar, en Laredo. En el peñasco de Santoña llama la atención el arbolado en las partes más elevadas, sin que se aprecien los característicos roquedales desnudos de la cumbre. Además, es sabido que la actividad de la guarnición francesa en Santoña, pocos años antes, había dejado un Monte Buciero "pelado". Resulta curioso comprobar cómo quedó inmortalizada la Peña del Fraile, o lo que parece ser un idealizado y aumentado Fuerte del Mazo.



"Vista general del Monte y Bahía de Santoña, con los pueblos de Laredo, Colindres y ría de Limpias, tomada a una legua de distancia desde la casa solar de D. Luis de la Maza, en el pueblo de Adal". Impresionante dibujo de hace unos 150 años (salvo error por nuestra parte, está fechado en 1860).




La bahía de Santoña en un dibujo de 1863 firmado por Rafael Monleón y Torres. Apreciamos el desaparecido baluarte de Isabel II y la cortina amurallada que cerraba el "Pasaje". Las nubes de humo al fondo de la imagen bien pudieran estar representando salvas de artillería realizadas desde el Fuerte de San Carlos. La bahía aparece animada por una competición de vela, mientras dos naves de buen porte se destacan a la altura de la barra.

(Por último, otra ilustración de Santoña y su bahía puede verse en 25. Una ilustración (excepcional y desconocida) del Bloqueo de la Plaza de Santoña.)





50. Charles Lindbergh y el hidroplano Albatros en la bahía de Santoña, 1933.


Lindbergh fue el piloto más afamado de su época, responsable del primer vuelo en solitario y sin escalas entre América y el continente europeo (Nueva York-París, 1927).




En 1933 Lindbergh, acompañado de su esposa Anne Spencer Morrow, se ve obligado por el mal tiempo a solicitar permiso para amerizar en cualquier punto del cantábrico. La bahía santoñesa será el lugar elegido.

11 de noviembre de 1933. El hidroplano Albatros había partido del lago suizo de Constanza y se dirigía a Lisboa. A la altura de Bayona las adversidades obligan a Lindbergh a bordear la costa y solicitar permiso a las autoridades españolas para amerizar en algún puerto, siendo su mediador el embajador estadounidense en Madrid. Se cree que el Albatros toma la bahía santoñesa hacia las 4 de la tarde.

"Como se sabe, el glorioso piloto del Sprit of San Luis está realizando un vuelo de turismo, sin carácter científico ni de emulación. Pero la regularidad y las peripecias, algunas serias, le están dando categoría de record" (Mundo gráfico 15-11-1933)

"Los pocos que se encontraban en el Pasaje quedaron sorprendidos y más aún al ver salir de la cabina del pequeño hidroplano que, sobre el fuselaje, tenía la inscripción N.R.211 a un hombre que, tras soltar un ancla, hacía señas dando a entender que quería saltar a tierra". (Santoña, su historia. José Luís Gutiérrez Bicarregui- 2008)



El pescador Zoilo Fernández se encargó de trasladar a los esposos Lindbergh. 

El Albatros "aparcado" en la bahía. 


Una vez en el embarcadero Lindbergh y esposa son llevados a la Aduana. Venancio Albo ofrece como alojamiento su casona en la calle Alfonso XII, al parecer inaugurada un año antes.

"Lindbergh y su esposa en el Ayuntamiento de Santoña, durante el «lunch»
que ofrecieron a los famosos aviadores las autoridades de la hidalga villa montañesa".
 Crónica, 19-11-1933


A la mañana siguiente el aviador y su esposa reinician su vuelo dirección a Lisboa, no sin antes haber sido agasajados con latas de conservas y flores. Resulta fácil imaginar la expectación suscitada por la presencia del Albatros en la bahía. Se cuenta que un público numeroso, santoñeses y visitantes, se congregaron en el muelle y el pasaje en el momento de la despedida.


Carta enviada por Lindbergh en agradecimiento a Santoña.

"Apreciable señor Alcalde; antes de abandonar Santoña, deseamos expresarle nuestra gratitud por las grandes atenciones y la hospitalidad que hemos recibido en esta villa.
Hemos encontrado el puerto en condiciones excelentes para amerizar en la obscuridad que estaba ya encima. Queremos agradecer a usted y al vecindario de Santoña la gratitud y hospitalidad dispensadas, muy particularmente por el auxilio que encontramos, a nuestra llegada durante la tempestad.

Afectuosamente Charles A, Lindbergh.



Más información en Santoña por tierra y mar.




51. El Solitario (recordando la Batería de Santa Isabel).

Sus vestigios se conservaron en pie hasta los años 60 del siglo pasado. En 1963 el Ejército vende los terrenos en los que se emplazaba y terminan convertidos en cantera de piedra caliza. Unas décadas después se puede decir que de la Batería de Santa Isabel no queda ni el recuerdo.
La fortificación de Santa Isabel se situaba en la llamada punta de Galbanes, entre la Batería de Galbanes y el Fuerte de San Carlos. El primer proyecto de fortificar este punto es de 1726, nunca fue ejecutado. Habrá que esperar a que el ejército napoleónico levante en 1812 una elemental batería que reforzaba la defensa de la canal del puerto santoñés. Es sabido que hacia 1840 este emplazamiento era conocido con el nombre de El Solitario.
Los ingenieros Antonio del Rivero y Saturnino Fernández proyectan un baluarte dotado de 33 piezas de artillería (22 acasamatadas, o a cubierto), además de una batería a barbeta (descubierta y protegida por un muro defensivo), con quince cañones . El baluarte nunca se levantó a causa de los recortes en el proyecto inicial. Habría sido una imponente fortificación a 20 metros del nivel del mar, emplazada bajo el camino de comunicación entre la Batería de Galbanes y el Fuerte de San Carlos. Sí se ejecutó la batería que termina llamándose de Santa Isabel, en honor a la reina. Contaba con un tinglado para la protección de los cañones, un almacén y un pequeño alojamiento para la tropa.
La comparativa entre estas imágenes (la histórica es del año 1959) permite hacerse una idea bastante aproximada del lugar que ocupaba este desaparecido pedazo de la historia santoñesa.

(documentación: Un presidio ynconquistable, R. Palacio).







52. No hay tropas en Europa capaces de tomar Santoña.

A mediados de 1812 el ejército napoleónico ha avanzado enormemente en las obras de fortificación de Santoña. En esos meses la correspondencia entre el alto mando y Santoña es frenética, proyectos a punto de concluirse, cientos de operarios, nuevos proyectos que van perfilándose...todo para conseguir que la península santoñesa sea inexpugnable, imposible de recobrar por el ejército español y sus aliados ingleses.

Las obras avanzan en multitud de puntos al mismo tiempo. Aún quedaba mucho por hacer, pero el Mayor Baltazar destacado en Santoña redacta la siguiente frase, enviada al alto mando en uno de los contínuos partes de situación de la Plaza. Toda una declaración de intenciones y una demostración de la obsesión de los franceses por convertir a Santoña en una inexpugnable fortaleza defendida por 2000 hombres dispuestos a luchar calle a calle, en caso necesario.

"No creo haya tropas en la Europa que se atrevan a emprender el cruzar de día el arenal de Berria para venir a atacar nuestras obras"

Santoña 30 de Junio de 1812

Mayor Baltazar al General Caffarelli.
Correspondencia de la Guarnición francesa de la Plaza de Santoña.







53. Orígenes del Fuerte de San Carlos.

En 1580 se proyecta un baluarte en el paraje de "Las Carreras", también llamado entonces de "La Torrecilla" (hoy Punta de San Carlos) donde los antiguos vecinos de la villa habían levantado previamente una atalaya o torreón de vigilancia costera. El baluarte era necesario dada la creciente importancia administrativa y estratégica de la Bahía, pero el proyecto no llega a buen puerto.

Hay que esperar hasta 1638 para que se acondicione en el lugar una explanada dotada de 6 cañones, únicamente accesible por mar. Tan solo un año después la fortificación es arrasada a consecuencia del ataque de la armada francesa al mando del Arzobispo Sourdis.

Quedaba mucho para que la Punta de San Carlos albergase la fortaleza que hoy conocemos y disfrutamos. El fuerte fue levantado en 1859 con un presupuesto de 1.113.800 reales de vellón, previsto para ser dotado con 37 piezas de artillería.







54. La comitiva del Rey de España acusada de robo en Santoña.

Esta sorprendente información aparece publicada en El Combate, con fecha de 19-8-1872. Es una buena muestra del rechazo generado por la elección de Amadeo de Saboya como monarca español, a raíz de la Constitución de 1869. Dejar constancia de que El Combate fue tachado en su época de "subversivo y demagógico". La noticia se las trae.,,



"También sin comentarios, porque la carta no los necesita, aunque no está escrita con elocuente estilo, insertamos la siguiente que un suscritor al periódico nos ha remitido desde Santoña.

¡Qué España, la España de ios saboyanos y de la chusmal ¡Qué España!!! Hé aquí la edificante carta con su propía construcción gramatical:

«Ciudadano director de EL COMBATE.
Muy señor mio: Sírvase dar cabida en su apreciable periódico, que tan dignamente dirige, este comunicado para que todos sepan qué servidumbre le acompaña al italiano, de seguro llamará á todos
la atención.
La comitiva que iba de escolta de don Amadeo ha dejado recuerdos tan gratos de su regia visita al Sr. D. Felipe Quintana, el cual tuvo la honra de recibir en su casa palacio á su rey y comparsa que estamos seguros se acordará mientras viva; digo esto, porque tal vez una comparsa de estudiantes hambrientos no se hubieran propasado, no solo á devorar las frutas y dulces que existían en la mesa antes de dar principio á la comida, lo cual no fué poco compromiso para el amo de la casa si ir á anunciar la comida y hallarse la mesa asaltada, sino que la dio por lucir por completo sus diestras habilidades, lanzándose, á favor del silencio de la noche y en ausencia de los amos de la casa, á descerrajar y fracturar cuantos cajones de cómodas y armarios pudieron asaltar en las habitaciones; del cual asalto resultó, según se asegura, la falta de unos mil cigarros, algunas botellas de champagne y lo que es mas negro, algunas piezas de plata: esto que á V. digo se ha hecho público en Santoña. A la despedida esperaban las criadas alguna gratificación por el comportamiento y diligencia en su pronto servicio, porque en este caso, les encargó el amo y señora que no tuvieran inconveniente de vestirse sus mejores ropas; pero, según se ve, esperarán toda su vida la propina que no han de darles jamás los semi-regios asaltantes.
De lo cual resulta que al Sr. de Quintana le ha costado 40.000 reales. el gasto de los regios italianos, quedando convencido que se engañó, pues pensaba tener en su casa gente digna de un rey, y ha tenido...(muchos puntos suspensivos).
En Santoña se han sabido estas ocurrencias por los criados de la casa del Señor Quintana, sin embargo de haberles prohibido publicarlo su amo. Dejo al justo criterio de V. apreciar la conducta observada en Santoña por los acompañantes del regio saboyano".

Mariano López
Santoña 15 de Agosto de 1872.


Amadeo I de España, monarca entre los años 1870-73




55. ¿Por qué se le llama Barrio "de Corea"?

Vecina del Barrio de Corea:

"Mi abuela dice que se lo pusieron porque cuando hicieron los bloques de viviendas era la Guerra de Corea".

La Guerra de Corea enfrentó al norte y sur del país, los primeros apoyados por China y URSS, y el sur apoyado por Estados Unidos y la ONU. Tuvo lugar entre 1951-1953 y se saldó con la división del país. Las fechas creemos que coinciden con las de construcción de los bloques de viviendas característicos del Barrio de Corea. El conflicto alcanzó notable repercusión internacional, podríamos decir que la versión sobre el nombre del barrio parece coherente.

Cabe recoger al menos otra interpretación, queda bien resumida en estas aportaciones realizadas por vecinos de Santoña en el muro facebook de BVS.


César: Yo había oído que venían a la machina barcos cargados de sal y los tripulantes eran coreanos, perro no estoy seguro.
Jesús: Creo mas la versión de los barcos koreanos, que por cierto, todos ellos jugaban voleibol en los pinotes, y se podían quedar horas agachados en cuclillas

Iñaki: Yo también creía que se llamaba así por los barcos que venían de corea y atracaban en la machina y no traían sal creo que eran atuneros .
VILLA De Santoña: Aqui os dejo un enlace a un blog que hice en su dia haciendo referencia a estos barcos de la sal: Los barcos de la sal, en el recuerdo.








56. Breve descripción de Puerto (Santoña) a comienzos del siglo XVII - Orígenes del monasterio de Santa María de Puerto.

Hacia 1607 el padre Fray Antonio de Yepes recoge en uno de los volúmenes de su "Crónica general de la orden de San Benito" una interesante referencia a la antigua Santoña, o Puerto, como fue llamada hasta las primeras décadas del siglo XVII. Además de aportar una valiosa descripción de la población, el texto sirve para ilustrar la cuestión del incierto origen del monasterio de Santa María de Puerto. Es sabido que la primera referencia documental de la existencia de tal monasterio está fechada en el año 836 (si bien se conservan relatos, discutibles desde el punto de vista histórico, que retroceden varios siglos el momento de fundación del monasterio).

"Santa María de Puerto fue también monasterio muy antiguo, que estaba situado en una villa de las montañas de Burgos, llamada Puerto, no lejos de Laredo (...) Es un pueblo de mucha recreación y apacibilidad, lleno de muchas arboledas y frescuras, donde se ven frutales de diferentes especies y naciones, naranjas, limones, cidras, y otros árboles que jamás pierden la hoja. En este sitio tan acomodado hubo monjes luego que se comenzó a restaurar España".

Cita de Fray Antonio de Yepes tomada de Abad Barrasus,  El Monasterio de Santa María del Puerto (Santoña) 863- 1210, Santander 1985.








57. Buques de guerra en Santoña, 1794.

Un legajo de 1794 da cuenta de la presencia de dos buques de guerra en Santoña, en concreto en el fondeadero del Fraile. Sus velas compuestas y listos para salir en operaciones de corso. Se trata de los navios San Telmo y Conquistador.

Eran imponentes navíos de línea de 52,8 m de eslora, 14,5 m de manga y 2.550 toneladas, armados nada menos que con 74 cañones cada uno y conocidos por sus excelentes cualidades marineras. Junto a otros 6 navíos idénticos construídos según el modelo del San Ildefonso, "fueron los indiscutibles mejores barcos de 74 cañones construidos hasta entonces y que generaron admiración y envidia en sus oponentes ingleses y franceses" (palabras de José de Mazarredo, marino y militar español, teniente general de la Real Armada, tras probar las cualidades del San Ildefonso).

Ambos navíos tuvieron un relevante papel en los conflictos armados de aquellas décadas. El Conquistador fue cedido a Francia en 1802 y navegó los mares hasta 1824. Merece la pena recordar el trágico final del San Telmo: desapareció en 1819 al intentar doblar el Cabo de Hornos, llevándose la vida de sus 644 tripulantes.

"En consideración al mucho tiempo que ha transcurrido desde la salida del navío San Telmo del puerto de Cádiz el 11 de mayo de 1819 para el Mar Pacífico y a las pocas esperanzas de que se hubiera salvado este buque, cuyo paradero se ignora, resolvió el Rey, que según propuesta del Capitán General de la Armada fuera dado de baja el referido navío y sus individuos...". Resolución de 1822.


Navío de línea San Telmo.
Otra representación del San Telmo


Fuentes:
-La Revista de Santander (Santander). 1933, n.º 5.
-"Ildefonsinos" y "meregildos" . Los mejores navíos del siglo XVIII, Juan Carlos Monteverde García.





58. La colonia veraniega de estudiantes checoslovacos, Santoña 1933.

Hace pocos meses Manuel Adolfo Muela, "Lolo", nos enseñó una de las últimas adquisiciones de Rehisan. Era un raro álbum fechado en 1934. Aparecían textos en lengua eslava e imágenes de buen tamaño y gran calidad de niños arrubiados vestidos a la usanza de "boy-scouts" (para entendernos). El curioso volumen había sido enviado a Santoña desde algún lugar, a saber, y contenía en sus primeras páginas lo que parecía un agradecimiento o dedicatoria.

Era fácil suponer que estos estudiantes de Europa del este habían estado en Santoña y el libro servía de recordatorio. Simplemente se trataba de una de las muchas curiosidades y joyas que atesoraba Rehisan, en este caso envuelta en un cierto misterio al carecer de información que le diese contexto y significado.

Hoy casualmente localizamos un suelto en la prensa de la época en el que aparece mencionada una "colonia veraniega de estudiantes checoslovacos". Parece que el asunto ha quedado aclarado.

Heraldo de Madrid, 16-6-1933.





(dedicado a Manuel Adolfo Muela, "Lolo")







59. Una joya prehistórica santoñesa.

Mide 12 cms y se talló en hueso hace unos 11.000 años. Un arpón aplanado con dos dientes y perforación que nos recuerda a los cazadores recolectores que habitaron nuestro entorno en la transición del paleolítico al mesolítico.




Cómo hacer un arpón.



60. Una pesca inesperada (Santoña, 1918).

El rotativo "La Nación" da cuenta en su edición del 21 de Noviembre de 1918 de un hecho insólito acaecido en Santoña.
La bajamar descubre un banco de sardinas en terreno de las marismas y los vecinos realizan "una pesca inesperada", a 12 pesetas la arroba de sardina...


Nota: 1 arroba-11,5 kgs.



BVS, Buciero Vida Salvaje
Defensa del patrimonio cultural
y el entorno natural de Santoña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario