miércoles, octubre 15, 2014

Las dunas de Berria

Rescatamos un interesante artículo científico publicado en 1934 en el Boletín de la Sociedad Española de Historia Natural. Su autor es Orestes Cendrero, naturalista español, profesor de biología en un Instituto Nacional de Segunda enseñanza en Santander y editor de la publicación científica Boletín Colombófilo Español.

El profesor Cendrero visita el arenal de Berria y describe sus características esenciales, dunas, vegetación, vientos y sus efectos...Sus observaciones ayudarán a entender mejor la formación del istmo arenoso que une el Monte Brusco y el Monte Buciero, permitiendo desde antiguo el acceso por tierra a Santoña, y cómo ha evolucionado desde 1934 a nuestros días.








 "Las dunas de Berria (Santoña)", 1934.


Están situadas en la playa de este nombre, correspondiente a la villa de Santoña. El viaje, partiendo de Santander, puede hacerse por el ferrocarril de Santander-Bilbao, que se deja en Gama para tomar el automóvil de línea que de aquí va a Santoña, pasando por la carretera trazada en las mismas dunas. Sin embargo, el viaje se efectúa más rápida y cómodamente en el automóvil de línea que, partiendo de Santander, va a Gama-Santoña, siguiendo en este último trozo el mismo camino que antes se indicó. 

No he visto ningún trabajo donde se describan estas dunas, ni siquiera que se haga referencia a las mismas. Acaso se deba al hecho de no estar situadas cerca de la línea del ferrocarril. 

Ocupan en conjunto una extensión de 1.800 metros, siendo su anchura media de unos 150.

 Las arenas que forman estas dunas tienen dos orígenes. Unas, las menos, provienen de las aportaciones que el río Asón (cuya desembocadura se llamaría de Marrón) ha hecho en la amplia bahía de Santoña. Otras, la mayor parte, proceden de la extensa playa de Berria. 

Contribuyeron a formar estas dunas los vientos del Noroeste y Noreste; predominantemente este último, pues aunque sopla con menos frecuencia que el anterior, es casi siempre un viento seco, y cuando él reina no llueve. Por el contrario, aunque el viento Noroeste es más fuerte y rápido que el anterior, casi siempre viene acompañado de lluvias, por lo cual las arenas no pueden desplazarse. 

Comprueba esta afirmación el hecho de que en los días que sopla el Noroeste con alguna fuerza, puede verse qué rápidamente se forman, en la misma playa y en el límite de las mareas, pequeñas dunas elementales o barkjanes, con su clásica forma de media luna. Y esto ocurre rarísimas veces con el viento Noroeste. 

Otro hecho que confirma lo anterior es que la base Noreste del Monte Brusco, que forma el límite Noroeste de las dunas, está recubierta por una gran cantidad de arena que no tiene más remedio que haber sido transportada por viento Noreste, ya que el Noroeste no pudo llevarla por impedirlo el mismo Monte Brusco. Dicha arena se extiende hasta una altura de unos 20 metros y actualmente tiene los grandes socavones que pueden apreciarse en la figura 1, porque la arena se extrae en gran cantidad para utilizarla en construcción. 

La existencia de este gran montón de arena en la base del Brusco sugiere la idea de que es en esta parte donde comenzaría a iniciarse la formación del cordón litoral y tómbolo de Berria, que ya he descrito en otro trabajo anterior 

Indirectamente se comprueba que el viento Noroeste ha intervenido menos en la formación de estas dunas por el hecho de que en la parte Noreste de la playa, es decir, en la base del monte de Santoña, no se encuentra ninguna formación o depósito parecido al de la parte Noroeste. 

La mayor parte de las dunas de Berria son de poca altura (unos 3 m.) y fijas. Sólo son movibles las de la parte central, que están próximas al Balneario (fig. 2), y algunas pequeñas porciones en el resto. 

Las plantas que principalmente han contribuido a fijar estas dunas son: en primer lugar, la Psamma arenaria, a la que aquí suelen denominar juncia y que es muy abundante; siguen en importancia la Salsola Kali; la Salicomia herbácea, a la que llaman vulgarmente grama; el Carex arenaria y el Ononis ramosissima, que es muy abundante en la región Noreste de las dunas. 

Según dije al principio, la carretera atraviesa más de la mitad de la extensión de las dunas de Noroeste a Noreste, y la mayor parte de ellas se encuentran al Norte de la carretera. Las que se encuentran en la parte Sur, son ya dunas completamente fijas. En el interior del recinto de la Colonia Penitenciaria del Dueso, y en su parte Norte, hay también algunos montículos que corresponden a dunas fijas.

Orestes Cendrero


 Vista general de las dunas de Berria (Sanloña), desde el Buciero (405 m.). 1, Monte Brusco; 2, el montón de arena de su base; 3, las dunas; 4, El Dueso. (Foto. Cendrero.)

                                   (nota: la altura real del la peña denominada Buciero ronda los 367 metros).


Fig 1.Detalle de la arena depositada en la base del Monte Brusco.

Fig 1 Octubre de 2014. Aspecto de la base del Monte Brusco.



Fig 2. La parte central y movible de las dunas. Al fondo, el Monte Brusco con el montón de arena
de su base. (Foto. O. Cendrero)


Fig 2. Octubre 2014.



Fuente: "Las dunas de Berria", Orestes Cendrero, Boletín de la Sociedad Española de Historia Natural. Tomo XXXIV. Número 7, Museo Nacional de Ciencias Naturales / (Impresor) S. Aguirre, Madrid,, 1934.


No hay comentarios:

Publicar un comentario