domingo, agosto 31, 2014

Disfrutar y respetar, o convertir el patrimonio cultural de Santoña en retrete-vertedero.


Es la Batería de la Cueva, o Rouget (nombre éste en honor al General Rouget, integrante del alto mando del Ejército del Norte en tiempos de la Guerra de Independencia; su hermano, Rouget de l'Isle, es autor de "la Marsellesa", himno nacional francés).

Una fortificación espectacular dominando sobre el Arenal de Berria. Bien de Interés Cultural santoñés. Anímate a conocer su historia y disfrútalo. Si no te interesa, recuerda que la ley sanciona convertir este lugar en tu retrete o tu vertedero.



ESTADO DEL PATRIMONIO CULTURAL DE SANTOÑA A MEDIADOS DE AGOSTO DE 2014: UN EJEMPLO...
Un ciudadano (pongamos p.ej. un turista) quiere conocer el patrimonio cultural de Santoña en el verano de 2014. Se entera de la existencia de una imponente fortificación costera levantada por Napoleón en 1811. Dicha fortificación se sitúa en el extremo oriental de la hermosa playa de Berria y ostenta declaración de Bien de Interés Cultural, exactamente la misma declaración que protege y realza a la Iglesia de Santa María de Puerto.

El turista llega a la entrada de este lugar con historia. Se encuentra un cartel en buen estado que luce los logotipos del Gobierno regional, el Ayto. de Santoña y la Mancomunidad de Municipios. El turista sigue avanzando. ¿Qué se encuentra?
1. Lo primero que observará es que el cuerpo de guardia de la fortificación está vallado. Se ha venido derrumbando en los últimos años y lo único que ha merecido es un cartel de "peligro". El turista se va a quedar sin conocer los grabados militares del siglo XIX que a duras penas se conservan en el interior del histórico edificio. De hecho, si no existiese el vallado el turista tampoco podría conocer los grabados, ya que permanecen bajo numerosos graffitis (entre los cuales destaca una pintada de varios metros de longitud con el mensaje "Comeme el chichi").
2. Lo segundo que se encuentra el turista es que el lugar es masivamente empleado como retrete. El olor es inaguantable. Un reguero de decenas y decenas de excrementos humanos se extienden en paralelo al parapeto defensivo. Cada excremento aparece perfectamente marcado por su correspondiente papel (la gente no olvida la higiene).
3. El cartel te anuncia que este lugar histórico conserva la única garita de principios del siglo XIX de Cantabria, pero resulta que es el lugar predilecto de los incontables ciudadanos que usan el patrimonio cultural santoñés para defecar. La capa de basura y excrementos en el interior de la garita es demoledora. La imagen deja claro que nadie cuida este lugar hace mucho tiempo. Se acepta y se asume que la función de la historia de Santoña es servir de cagadero.
4. Finalmente, si al turista le ha quedado estómago para continuar la "visita", podemos descubrir la amplia plataforma desde la que operaba la artillería. El reguero de excrementos continúa y se mezcla con más acumulaciones de latas y basura dispersa.

Nota: el texto describe lo que cualquiera se ha podido encontrar el 11-8-2014 en el Bien de Interés Cultural denominado Batería de Rouget, o de la Cueva. La situación desde entonces ha ido empeorando. Es muy frecuente encontrar a plena luz del día a gente parapetada con los pantalones bajados, o meando plácidamente contra los muros. Todo vale, nadie es responsable y nadie ve nada.




No hay comentarios:

Publicar un comentario