lunes, enero 16, 2012

BVS RECLAMA QUE EL SISTEMA DE PARARRAYOS DEJE DE SER DAÑADO

 Hoy toca realizar una reclamación elemental que afecta a la conservación y reconocimiento del valor del Polvorín de El Dueso.
 Hace unos meses describimos el sistema de pararrayos de esta edificación de 201 años de antigüedad en un capítulo de BVS Curioso...
¿Qué es el sistema de pararrayos del Polvorín de El Dueso?

 En primer lugar, desde abril de 2010 venimos señalando que quizá incrustar la entrada de una vivienda particular en un pararrayos del siglo XIX no es lo más adecuado, aparte de que no parezca casar demasiado bien con la Ley de Patrimonio Cultural de Cantabria. La primera fase de la rehabilitación ha concluído (afortunadamente el hormigonado y pintado de amarillo que tenía previsto el anterior equipo de gobierno se detuvo), pero el proyecto no tenía en cuenta resolver esta situación. Comprendemos que legalmente la situación no es sencilla, si bien el puro sentido común y la próxima declaración de Bien de Interés Cultural que recaerá sobre el Polvorín de El Dueso ayudarán a poner las cosas en su sitio. En BVS somos partidarios de mirar el bien común. Que la entrada de una vivienda particular se monte literalmente sobre el patrimonio cultural de un pueblo no parece abogar por el bien común.

 La reclamación presente se centra en el deterioro y uso inapropiado que se le viene dando al propio sistema de pararrayos desde hace unos meses. Comprendemos que el edificio, pese a ser un pedazo importante de la historia de Santoña, jamás ha interesado a nadie. Comprendemos que lo "normal" en esta villa marinera ha sido usar el polvorín napoleónico como vertedero hasta mayo de 2010, cuando la denuncia interpuesta por BVS señaló qué decía la propaganda sobre el polvorín, y cuál era su lamentable realidad. En definitiva, comprendemos que queda un largo camino por recorrer para que el Conjunto Histórico de la arquitectura militar de Santoña sea debida y justamente reconocido y que los cambios, al principio, cuestan.

 Lo que venimos a reclamar es que, por favor, alguien tome nota y el cable del sistema de pararrayos del Polvorín del Dueso deje de servir para apoyar puertas y tablones. El propio entorno del edificio tampoco es buen lugar para depositar neumáticos y plásticos.

 Esperamos que todas las partes, vecino y ayuntamiento (el centro penitenciario también tiene vela en este entierro al ser titular del inmueble) puedan comprender que este sistema de pararrayos merece, por su importancia histórica, cultural y turística, y por formar parte de un conjunto histórico único que se pretende levantar de décadas de abandono, un trato mucho mejor.

 Por favor, dejemos de apoyar tablones y puertas. El respeto al conjunto histórico se expresa en los grandes y en los pequeños detalles.




 A 18-1-2012 este es el panorama sobre el pararrayos situado al este de la edificación. Entrada de finca privada incrustada en sillerías de pararrayos posterior a 1830. Milagrosamente el cable del sistema de pararrayos se conserva en pleno siglo XXI y eso pudiera ser un curioso aliciente del Monte Buciero. He tenido la oportunidad de contarle su funcionamiento a cerca de 200 ciudadanos y doy fe de que la historia, cuando la conocemos, interesa. Pese a su valor innegable, nadie está prestando la más mínima atención a su conservación, ni al uso que se le da. Además de tablones, perfiles y una puerta apoyando su peso directamente sobre el cable, observamos que el lateral oriental del polvorín sirve de improvisado almacén al aire libre de, por ejemplo, neumáticos (es un mal menor, simplemente lo citamos y solicitamos que se mejore).



 Visión cercana del cable que derivaba el impacto eléctrico en el Polvorín de El Dueso.


 Esta imagen y la siguiente tienen más de un año. Por aquel entonces podíamos apreciar que el cable se introduce bajo tierra. No había entonces tablones y demás. No sé si es necesario decir que el peso considerable que ahora mismo se le está poniendo encima es incompatible con la conservación, aparte de transmitir una imagen de pueblo al que le importa un comino su historia (lo cual parece coincidir con la realidad, espero estar equivocado).



 Terminamos con otra foto actual.

 Rogamos se tome nota.



 P.D: BVS en ningún caso desea molestar a este vecino concreto, ni a ninguno, pedimos que el sistema de pararrayos empiece a ser respetado como lo que es. De hecho el pararrayos oeste también sufre un "acople vecinal" a base de ladrillo. Defendemos que se cumpla la Ley de Conservación de la Naturaleza de Cantabria y la Ley de Patrimonio Cultural de Cantabria. Defendemos la idea de una Santoña que se conozca y quiera más a sí misma. Defendemos que todos vayamos valorando poco a poco lo que tenemos. Espero que algunos de mis convecinos empiecen a recapacitar. Si les han dado a ustedes algún tipo de información acerca de la acitividad de BVS en la que nos ponen a caer de un burro, no estaría de más usar la cabeza primero, ser educados después, y preguntar y dialogar, si se tiene alguna duda. Estoy seguro de que todo quedará mucho más claro de este modo. Actualmente podemos decir con bastante alegría que las acciones y denuncias promovidas por BVS han sacado toneladas de mierda del Buciero y han puesto en evidencia el abandono del patrimonio cultural y conseguido que se mejore una larga lista de situaciones relacionadas con el estado de éste. Ni hemos denunciado ni vamos a denunciar ningún tipo de situación concreta achacable a la actuación de un vecino (a excepción de la realidad de los cazadores furtivos, ahí si hemos denunciado, no nos parece normal pegar tiros indiscriminadamente donde no se puede: la Guardia Civil y la ley opinan lo mismo). No pedimos medalla al mérito civil, simplemente estaría bien que alguno (cada vez menos) aprenda a respetar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario