martes, octubre 25, 2011

LA PATRULLA DE LIMPIEZA QUE SÓLO DESBROZABA

(actualización 29-10-2011: el ayto. de Santoña ha actuado retirando los residuos señalados en esta entrada de BVS, a excepción del espacio de la llamada Cueva del Caballo. Felicitamos al ayto por tomar nota y por comprender que la crítica se ha hecho para animar a mejorar).

 En más de una ocasión hemos evidenciado errores en el modo de proceder de las cuadrillas de limpieza cuando éstas trabajan en el medio natural de Santoña. Aquí lo llamamos "desbrozamos y si aparece porquería...ahí se queda".
 La técnica en cuestión demuestra desinterés en la gestión del espacio natural. En la anterior legislatura no tuvimos demasiada suerte. Directamente se negó que la cuadrilla trabajase así. Enseñabas las pruebas y te decían "en qué cabeza cabe que no recojan la basura que aparece al desbrozar". Eso decía yo, "en qué cabeza cabe negar lo evidente".
 Hoy vamos a analizar una operación de la patrulla destinada al cuidado de parques, jardines y zonas verdes. Área bajo los depósitos de agua, es decir, entorno de la llamada Cueva del Caballo. Las fotografías son del 16-10-2010. La Operación Desbroce se produjo en los días previos.
 Es de justicia decir que la disposición del ayto. hacia el Monte Buciero ha cambiado en los últimos meses. Por resumirlo mucho...antes te decían "eso no es responsabilidad nuestra", ahora se toma nota de la posición de vertederos, incluso parece que hay capacidad de escuchar. Toda una novedad para Santoña. Que dure.


Al acceder al lugar desbrozado nos llama la atención la aparente limpieza. También veo que la abundante maleza (que tampoco es que molestase a nadie) ha sido retirada. Los plumeros se quedan.

martes, octubre 18, 2011

BVS REIVINDICACIÓN MARISMAS DE SANTOÑA, video 2


"El humedal más importante del norte de España"
 Menos mal.

Segundo video de la denuncia ciudadana que BVS está preparando a fin de poner en evidencia los problemas de las Marismas de Santoña, la nula educación de muchos "ciudadanos" y la ausencia de ley que reina en este espacio natural. En las próximas semanas habrá noticias.

 Próximos artículos BVS:
-Capítulo 1 Cuevas y abrigos del Buciero
-Iglesia de Sta María de Puerto: una mirada diferente
-Capítulo 5 de historia de las fortificaciones de conjunto histórico de Santoña. Batería del Águila
-BVS Curioso. El túnel minero del Monte Buciero

lunes, octubre 17, 2011

EL MAYOR TESORO DEL MONTE BUCIERO


  No sabemos si lo hizo un solo hombre, o varios. Tampoco conocemos el año, ni el milenio siquiera, en el que la mano del hombre creó el mayor tesoro del Monte Buciero.

  Debemos situarnos hace unos 12.000 años. El Monte Buciero es entonces una mole caliza enclavada a entre 3 y 5 kms de la costa. Los impresionantes acantilados de hoy en día son entonces suaves laderas que se posan en una planicie herbácea. El clima está templándose paulatinamente y la masa rocosa empieza a poblarse de coníferas, en sustitución de la previa vegetación arbustiva y espinosa.

 El Asón no moría en la actual bahía, discurría dirección norte atravesando la actual playa de Berria y se adentraba unos cuatro kilómetros más allá de la línea costera que nuestros ojos conocen sobradamente.

 Los hombres del Buciero controlaban un ancho valle en dirección al sur, al que accedían directamente desde numerosos abrigos y cuevas. Andando no más de quince minutos llegaban a las riberas del Asón, pródigas en pesca. A cuarenta minutos de caminata el mar se les ofrecía con abundancia de lapas, navajas, mejillones y caracolillos, especímenes idénticos a los actuales, aunque de mayores dimensiones. El monte, finalmente, procuraba caza (jabalí, cabra montés salvaje, ciervo) y frutos, también abrigo y protección frente a las fieras, la noche y el frío.

  Muy probablemente sucedió hace diez mil años, al menos eso indican los estudios arqueológicos llevados a cabo sobre el yacimiento de este covacho. Una de las comunidades de cazadores-recolectores que merodean por el entorno del Monte Buciero utiliza ocasionalmente un abrigo con una orientación inmejorable, al socaire de los vientos del oeste y el norte y con horas de insolación garantizadas. Es un habitáculo de unos setenta metros de superficie útil, habitado con mayor o menor continuidad durante tres mil años (12.000 antes del presente- 9.000 a.p.). Posteriormente sigue utilizándose como refugio esporádico, a medida que el mar va ocupando la llanura y el Asón ve cegada por los sedimentos su salida natural a través de Berria.

 Hace 10.000 años un hombre cogió un buril tallado en silex y se dirigió a un saliente estratégico en el fondo de la cueva, a dos metros y medio de altura. Una especie de altar en el que nuestro antepasado empezó a plasmar sus inquietudes.

 Era un hombre más robusto y menudo que nosotros. Manejaba un lenguaje básico que le permitía comunicarse con sus semejantes. Se dedicaba en exclusiva a cuidar de los suyos y conseguir alimento; se enfrentaba a un mundo virgen y amenazante que excedía su capacidad de entendimiento y lo hacía sin apenas tecnología, casi como un animal más, obligado a penurias extremas. Pese a ello a este hombre le rondaba una idea en la cabeza.

 Una necesidad que nada tiene que ver con alimentarse o abrigarse le llevó hasta el fondo de la cueva.




 Este hombre empezó a plasmar su mundo interior y nos legó un enigma.