jueves, junio 23, 2011

QUE REGRESE LA ARTILLERÍA

 Santoña, año 2011. La villa ha vivido siglos de saqueos e invasiones, un devenir histórico que ha dejado un buen número de fortificaciones. Milenios atrás, el entorno del Monte Buciero fue un inmejorable cobijo para poblaciones de neanderthales. Los primeros homo sapiens de los que se tiene constancia pisando esta tierra se remontan a 16.000 años. Ocupación prehistórica, romana, medieval, y al menos cuatro siglos en los que Santoña pasa a ser un codiciado enclave estratégico. ¿Dónde están los objetos que representan esos miles de años? ¿Puedo ir a Santoña y encontrarme con algo de todo esto o simplemente tendré que imaginármelo?

 Útiles prehistóricos, monedas y cerámicas romanas, artillería, proyectiles de cañón...¿Dónde están?

 Si usted visita Santoña hoy en día se encontrará con exactamente 1 cañón. Nada más. También comprobará que varios siglos de historia militar no han servido para que dejemos de defecar en lugares como el Fuerte de San Carlos, o para que nos preocupemos cuando se le cae la cubierta a una batería militar del siglo XIX que estaba siendo publicitada por el ayto. Verá que en Santoña un polvorín de 1859 puede ser un establo; se sorprenderá de que la única fortaleza de montaña que dejó Napoleón en España no se puede visitar y sus alojamientos se reconstruyeron a ladrillo, etc, etc, etc. Usted comprenderá rápidamente que el pueblo está a otras cosas, que esto de la cultura y la historia vive horas bajas, y finalmente desistirá en su intento de conocer la historia de Santoña y lamentará que los lugareños (y sobre todo los políticos locales) no hayan sido aún capaces de tomar conciencia de las posibilidades turísticas y económicas que guarda la conservación y presentación del patrimonio cultural.

 Vamos a presentarles una relación de los bienes que bien pudieran componer un espectacular centro expositivo capaz de recuperar la historia y prehistoria de Santoña. Algunos de estos materiales se encuentran cedidos, otros en manos de particulares, otros en cajones de museos regionales. Para levantar este centro no es necesario un presupuesto faraónico, sólo se precisa de imaginación y disposición. La propuesta que lanzamos desde BVS es bien sencilla: dotar a la villa de contenidos con los que poder contar su historia.

 De poco sirve que el dinero público se dilapide en campañas de imagen y ferias turísticas, autobuses propagandísticos y sueldos de directores, cuando el conjunto histórico luce un abandono sangrante y todos los "objetos" que el visitante va a ver se resumen en...un cañón.
 Es de justicia que los bienes que llevan en sí la historia de Santoña vuelvan a casa y puedan ser conocidos y valorados por todos.

CAÑÓN 1

(Actualización dic 2014. En 2011 hemos vuelto a plantear al Ayuntamiento la reclamación de que los tres siguientes cañones regresen a Santoña. El concejal responsable acababa de tomar posesión de su cargo. Tomó nota. Dijo tener mucho interés en recuperarlos. Dijo que iba a iniciar gestiones. En diciembre de 2014 la situación es la misma. Ni cañones, ni interés. Seguiremos insistiendo, alguna década de ésats tal vez nos correpondan gobernantes con cultura y ganas de trabajar por el bien común).





Una de las tres piezas de artillería depositadas por el ayto de Santoña en el año 2000 en el Museo de la Real fábrica de La Cavada. Los últimos diez años han visto cómo el Monte Buciero se convertía en objeto de mercadeo publicitario. Los políticos se colgaron todas las medallas habidas y por haber a costa de un monte y una historia que desconocían ampliamente. Tampoco consentían la participación ciudadana y propuestas de puro sentido común fueron quedando enterradas. Con políticos ciegos, prepotentes y ajenos a la participación, que regresasen estos cañones era misión imposible. Conseguir que los tres cañones "santoñeses" regresen requiere hacer gestiones, llamadas, papeleos. En resumen, seriedad y amplitud de miras.

CAÑÓN 2



 Ésta es una de las joyas que tenemos repartidas por la región. un descomunal cañón de 3000 kgs que se instaló hacia 1770 en el Fuerte de San Carlos. En 1810 fue arrojado al mar ante la inminente entrada de las fuerzas napoleónicas. En el año 2000 se recuperó. Hoy es la muestra artillera más impresionante del Museo de la Cavada. 


 El hipotético centro expositivo o museo de prehistoria e historia de la villa de Santoña podría sacar a la luz literalmente decenas de proyectiles de cañón similares a estos. Algunos están en manos privadas. Sería relativamente sencillo presentar debidamente estas piezas con paneles explicativos sobre el funcionamiento de un cañón, las peculiaridades de la bahía santoñesa y sus bondades para la defensa artillerada, la fortificación del monte a lo largo de los siglos, etc.

CAÑÓN 3



 La tercera pieza de artillería que Santoña tiene depositada en la localidad cántabra de La Cavada también fue recuperada en el entorno del Fuerte de San Carlos.
 Juanto a estos tres cañones pudiera valorarse la cesión por parte de museos estatales de más piezas artilleras. Cada cañón sería un aliciente turístico. Debidamente presentados además suponen un recurso cultural y un modo de revivir la historia de la villa. También supondrían revitalizar el Conjunto histórico de la arquitectura militar de Santoña, por ejemplo, multiplicarían el atractivo del Fuerte de San Martín (lugar que estimamos debiera acoger todos los materiales aquí descritos).


PREHISTORIA

 Si desean ustedes hacerse una idea de las piezas que representan la prehistoria de Santoña les remitimos al Proyecto de Museo de Prehistoria e Historia de la villa de Santoña. En este enlace encontrarán la primera parte del proyecto (prehistoria). Fue presentado en octubre de 2010. El proyecto es una simple recopilación de bienes patrimoniales que Santoña podría recuperar y exhibir como es de justicia. El ayto ni siquiera contestó. Semanas antes de las elecciones estos mismos políticos ordenaron que el pueblo se cubriese con carteles electorales anunciando un foro ciudadano para debatir sobre el Monte Buciero y su conjunto histórico. La opinión y las ideas de los ciudadanos eran muy importantes.
 Permíteme decir, señor lector, que insisto en estos asuntos (participación ciudadana, política, modos de gestionar el dinero público) sabiendo que me desvío del asunto, en este caso hablar de un posible museo en mi pueblo. No obstante déjame contarte que como ciudadano me ha resultado indignante e insultante encontrarme con señores infinitamente prepotentes e infinitamente incapaces de escuchar y de obrar con sentido común. Ése ha sido el panorama al que nos hemos enfrentado al dirigirnos al ayto de Santoña. En ausencia de participación ciudadana nació BVS y las cerca de 30 denuncias presentadas hasta la fecha referidas a realidades muy mejorables del Monte Buciero. Lo contamos para que a nadie se le olvide que vivimos en democracia y que al ayto de Santoña se llega para servir al pueblo. Lo habían olvidado hace muchos años.
 Santoña puede mostrar un repertorio impresionante de bienes patrimoniales prehistóricos que darían una nueva dimensión al conocimiento que tenemos sobre este lugar. Rescatarlo y mostrarlo traería indudables beneficios de todo tipo a la villa.


PERIODO ROMANO (Siglos I-IV dc)

 Sabemos que Santoña fue un importante puerto en época romana con actividad entre los siglos I-IV dc. Los hallazgos en este sentido han sido cuantiosos teniendo en cuenta las escasas actuaciones arqueológicas llevadas a cabo en el entorno de la iglesia de Sta. María de Puerto. Citaremos aquí algunas de las piezas encontradas en suelo santoñés que pudieran formar parte del centro expositivo:

-Una moneda de bronce de Constantino II, con fecha de 333-4 d. C., acuñado en Treveris.
-Un antoniniano de Victorino fechado en 268-70 d. C. y acuñado en Colonia.


Antoniniano de Victorino como el hallado en Santoña.

-Un bronce pequeño de Constancio II fechable en 341-6 d.c (en manos de particulares).
-Un as de Bolskan (120-80 a. C.) (en manos de particulares).
-Un sestercio de Adriano (134-8 d. C.),(en manos de particulares).
-Dos de Antonino Pío (139 d. C. y 152-4 d. C.) (en manos de particulares).
-Uno de Cómodo (183-4 d. C.) (en manos de particulares).
-Un antoniniano de Claudio II (270-5 d. C.) (en manos de particulares).
 

 Además de estas monedas contamos una fíbula de bronce (pieza metálica usada para sujetar las prendas, los botones no se desarrollan hasta la edad media), una lucerna cerámica de volutas en estado fragmentario (lucerna: lámpara de aceite utilizada en época romana y visigótica). También recordamos los anzuelos de bronce y de hierro hallados en los jardines de la iglesia, testimonios de la actividad pesquera de Santoña hace dos mil años. Se ha documentado un suelo de habitación con teselas de mosaico y fragmentos de estuco, restos de una pulsera de bronce, restos de terra sigillata, vidrio, cerámicas.
 Todos estos bienes dan testimonio de que Santoña no era una villa romana al uso, sino un notable enclave costero, probablemente un ad portum relacionado con otro puerto (aún no localizado). Desde Santoña, en calidad de ad portum, se efectuarían las exportaciones y el cobro de aranceles. Probablemente el puerto estuvo relacionado con las explotaciones mineras en los valles de Aras y Rasines.

 ¿No tiene sentido recopilar estos materiales y exhibirlos? La exposición se podría completar con paneles explicativos bien diseñados en los que se recrearía cómo fue la Santoña romana.


SIGLOS XVI-XIX

 Ya hemos hablado de los cañones y proyectiles pertenecientes a estos siglos. El legado a exhibir perteneciente a época moderna es cuantioso, jarrones, balas, pistolas, cinturones, botones, bolas de mortero. Además de paneles explicativos, éste área del hipotético centro expositivo podría completarse con la recreación de trajes históricos (ejército napoleónico-batallones cántabros y vizcaínos, que fueron quienes se enfrentaron en lugares como el Fortín de Cueto Cabrero o en el Fortín del Gromo). Sería acertado incorporar recreaciones de sables, cascos, etc, siempre con el debido rigor histórico. Las posibilidades expositivas son numerosas y exceden los propósitos de esta entrada del blog (y tampoco queremos aburrirles).


Representación de los batallones vizcaínos que participaron en la toma de los fortines del Gromo y Cueto Cabrero en 1814.


De los cerca de 2.000 soldados que formaron el contingente francés que ocupa Santoña (1810-14), 186 eran zapadores destinados a labores en el Monte Buciero. Hombres como los representados en esta lámina abrieron caminos, obtuvieron madera para alimentar los hornos de cal y satisfacer las necesidades defensivas (empalizadas, estacadas).


Delantal y hacha de zapador napoleónico.


Detalle de hacha de zapador del ejército napoleónico.


 CONCLUSIÓN

 El entorno del peñon de Santoña lleva atrayendo a los hombres desde hace al menos 50.000 años. Ésa es la edad de la pieza (una piedra tallada que un hombre neanderthal usó en el Buciero) que bien pudiera recibir al visitante de este futuro museo. 50.000 años de nómadas, pescadores, recolectores, cazadores, soldados, invasores, abades, ejércitos, artesanos navales, marinos, destacados militares, hidalgos y gentes corrientes que vivieron y lucharon al pie de este monte.

 Tenemos al alcance de la mano reconstruir esta historia fascinante. Que regrese la artillería y la historia de Santoña.


Bibliografía:
-Lengua e historia del Asón al Cadagua (épocas prerromana y romana), Fernando Fernández Palacios, 2004. (puede consultarse aquí).
-Lucernas romanas de Cantabria, A. Morillo. 1999.

Imágenes de zapadores napoleónicos obtenidas de la página Guerras napoleónicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario