lunes, abril 04, 2011

JUSTICIA POÉTICA

 Por suerte la  labor de denuncia y divulgación que hacemos desde este blog está recibiendo apoyos crecientes. La campaña de anónimos animándonos a "andarnos con cuidado" ha quedado atrás. También los intentos de denigrarnos, politizarnos y atribuirnos "intereses ocultos" que fueron lanzados por responsables del ayto. desde los micrófonos pagados por todos. A la cara, cuando el responsable de BVS hace su vida por las calles de este pueblo, vemos con sorpresa que un buen número de vecinos con los que nunca habíamos hablado nos paran y felicitan. Las felicitaciones no son merecidas, aunque es cierto que compensan después de meses en los que todo el mundo ha estado callado.
 Un mayor de Santoña nos ha enviado una humilde poesía. Le dedicamos esta entrada:

SANTOÑA ESTÁ TRISTE

Me llamo Santoña.
Soy una isla bien situada mar adentro.
Un poco apartada, bastante sola.
En la historia, figuro en el centro.

Soy distinguida por mi frescura.
Sobre mis playas juegan las olas.
El monte respalda mi cabecera.
Los océanos me buscan a solas.

De los descubridores soy parte.
Hasta Napoleón me tiró los tejos.
Isabel segunda, reina de España,
me dio grandes y sabios consejos.

Siempre me llevó en su corazón
el gran marinero Juan de la Cosa.
Por el mundo entero, de mí habló
como la península más hermosa.

Pero ahora estoy avergonzada,
enfadada, rabiosa y consumida.
Estáis mejorando mi pueblo.
El mejor regalo a toda mi vida.

Sin embargo no estoy contenta.
Está cerrado el Fuerte del Mazo.
Los visitantes no ven mis joyas,
y desconocen todo mi encanto.

Me ponen preciosos vestidos,
pero nadie ve lo mejor de mi valor.
Como robado, todo está escondido.
Los santoñeses sufriendo mi dolor.

¡Gobernantes!, abran las puertas.
Mi pasado es un libro lleno de luz.
Que los visitantes me conozcan.
No me arrinconen a la sobra de la cruz.

Por favor no sean ingratos.
No privéis que me vean elegante.
Soy un recuerdo de los mares.
Toda la historia de atrás adelante.

1-1-2011






 Enfoscado de hormigón aplicado sobre muros de mampostería originales de 1859. Monumento y Bien de Interés Cultural de la Batería Alta de San Martín. Inmueble expoliado por una rehabilitación muy desacertada hecha sin el imprescindible asesoramiento.