lunes, marzo 28, 2011

Asuntos varios

ACTUALIZACIÓN: Hemos podido confirmar los datos ofrecidos en BVS CURIOSO  acerca del sistema de pararrayos y la existencia de un pozo al que va a parar el potencial rayo. El dueño del campo lo confirma. Un dato realmente curioso que demuestra el valor histórico y cultural del Polvorín. Actualmente el Polvorín está siendo rehabilitado. No se ha consultado a ningún historiador. El concejal de obras y servicios pretende seguir sin escuchar a nadie y asume que el Polvorín es suyo y puede hacer con él lo que le plazca. Lo quiere cubrir de cemento, embaldosar y pintar de amarillo. Desde BVS se va a detener con todos los medios legales a nuestra disposición. Nos centramos en el Polvorín. Prensa. Denuncias. Más evidencias del despropósito. Ruego que el pueblo de Santoña no consienta que le sigan hormigonando su historia. Han puesto ustedes en manos de este señor al menos 460.000 euros para que llegue al Polvorín y diga "eso está viejo, a la puta calle". La participación ciudadana está extirpada de la vida democrática de este pueblo. La participación ciudadana para estos señores es montar una campaña de imagen con el slogan Santoña la hacemos juntos. No escuchan, no consienten una radio libre, no aceptan ni contestan a propuestas e ideas, se permiten la amenaza y el insulto contra el que se mueva de la fila. El Polvorín es un buen ejemplo de la prepotencia del emperador. 


 Lo explicaremos de un modo muy sencillo. Obviamente los historiadores deben ser consultados a la hora de restaurar un edificio militar con 199 años de historia edificado por orden de Napoleón. ¿Hasta ahí de acuerdo? Bien. Al equipo de gobierno se le está diciendo por todos los modos posibles (intentos de participación, escritos, denuncias) que están obligados a consultar, a recibir asesoramiento. Eso sería lo mejor para la conservación del patrimonio santoñés. Es de puro sentido común y lo exige la ley. ¿De acuerdo?...Pues no. Santoña la hacemos entre todos, pero lo cierto es que Santoña es nuestra y hacemos lo que nos place. Lo paga el propio pueblo, donde todo intento de participación es aniquilado, no se consiente, se pisotea. Lo paga, en este caso sangrante, el patrimonio histórico. Lo pagará además el futuro económico de la villa. En lugar de presentar al futuro visitante un conjunto histórico digno...estos señores quieren presentar monstruos de cemento pintados de amarillo. Desprecian la historia y la desconocen. Es la prepotencia la que se quiere llevar por delante el Polvorín a los pocos meses de haber destrozado la Batería Alta. A martillazos de incultura e ignorancia. Sin aceptar que nadie les tosa, mucho menos que les demuestren con pelos y señales que se equivocan. Creyéndose intocables. Personajes altivos, airados, rabiosos cuando alguien se atreve a defender el edificio con argumentos sólidos, con la ley en la mano, con sentido común, ofreciendo razones de peso. ¿Por qué nadie del ayto. ha dado ni una sola explicación sobre el tipo de restauraciones que están perpetrando? Porque no tienen nada que explicar. La estrategia es tirar palante, ¿cómo su excelencia, su ilustrísima, va a dignarse a escuchar al populacho, dónde se ha visto eso?
 En serio, bájense ustedes del caballo de emperador. Rectifiquen y dejen esos aires de grandeza para Nerón...la hacemos entre todos...en el Polvorín la están haciendo, en efecto, y gorda. Desde aquí señalamos con el dedo y explicamos por qué. Están cometiendo ustedes un error histórico y un delito de EXPOLIO contra el patrimonio cántabro. Lo llevamos demostrando y exhibiendo públicamente durante un año entero.  
 La política no se puede convertir en este espectáculo de prepotencia que arrasa con lo que le pongan delante. Para hacer las cosas con cabeza en materia de patrimonio sólo es necesario que los políticos tengan la inteligencia y la humildad de saber que es bueno asesorarse. Un ciudadano cualquiera no se pondría a dirigir una central nuclear. El señor concejal de obras y servicios se atreve con baterías militares de 1859, con polvorines de 1812, se atrevería con la Alhambra si le dejasen, "rehabilitaría" los bisontes de Altamira si pudiese. Y luego su gabinete de prensa anunciaría que el ayto. "ha recuperado el esplendor de Altamira". Y todos a tragar. Sean humildes, sean capaces de pensar por un instante que no es buena idea ponerle una capa de tres centímetros de hormigón, baldosas y pintura color huevo al Polvorín del Dueso. Es algo muy elemental que cae por su propio peso. Un niño lo entiende. Ustedes, señores dirigentes de los designios de este pueblo, también lo entienden, sin embargo tienen claro que la cuestión es desoir y continuar siendo negligentes y expoliadores en cuestión de patrimonio. 


  
 El  6-4-2011 Bucierovidasalvaje cumple un año.


 La emisora municipal no va a decir ni una palabra del Polvorín del Dueso. Antes censuraba. Ahora que el director anda más atento a la más elemental noción de democracia nos ofrece este señor que hablemos dos minutos sobre el Polvorín y él ya se encargará de editar, cortar y poner en su informativo lo que le salga de las narices. Obviamente no lo aceptamos. Recuerdo que los santoñeses están gastando varios cientos de miles de euros en el polvorín. Este ciudadano no quiere que se informe de un asunto personal, quiere que la emisora cumpla con su trabajo y se informe de la burrada que el ayto. y un señor concejal quieren perpetrar en este inmueble histórico. Como ciudadano, quería facilitar a esta emisora pagada por todos el informe técnico del arquitecto municipal en el que se evidencia y demuestra lo que llevo meses diciendo. Quería que se informase educada y libremente. Este señor sabe que si nos dice, como dijo hace un año, "de eso no se habla y punto", ahora va a trascender, por eso intenta ponernos su filtro vergonzoso y antidemocrático. Darle a este señor dos minutos de mis palabras para que él haga lo que quiera con ellas es menos fiable que echarle un chuletón a un cocodrilo pidiéndole que sea buen chico y no se lo coma. Dicho queda.


 Simplemente el modo en que este señor se permite atender al ciudadano lo dice todo. Haz la prueba, lector. Llama a tu emisora, pregunta por el señor director. Descubrirás un trato atento, amable, respetuoso. Si encima empiezas a tocarle las narices (por ejemplo diciendo en tono perfectamente educado que te gustaría informar de una realidad objetiva), ándate con cuidado, la bestia explota y aflora el dictador, el perro de presa perfectamente adiestrado. El censor salido de una oscura noche de tiranías pasadas.


 Afortunadamente la prensa regional no tiene que comer de la mano de ningún político local y sí ha informado de la salvajada en la Batería Alta y en el Polvorín. Era obligación de la emisora tratar un asunto importante y relevante para el pueblo. Los casi 500.000 euros que gastamos en el polvorín lo demuestran, así como los cientos de miles de euros tirados en los últimos años en la Batería Alta y en publicitar un patrimonio abandonado.