jueves, febrero 10, 2011

LA ENCRUCIJADA: NOS CARGAMOS EL POLVORÍN DEL DUESO O LO CONSERVAMOS




 460.854,89 euros para la intervención municipal que tiene lugar en el Polvorín del Dueso. Venimos reclamando hace meses que la Ley de Patrimonio Cultural de Cantabria debe leerse de una vez si queremos conservar el conjunto militar. Hemos mostrado por qué la intervención sobre Batería Alta de San Martín ha borrado la naturaleza del inmueble. Ahora la batalla se libra en el polvorín. Va a ser el primer edificio restaurado con criterio... o el último destrozado con dinero público y ningún asesoramiento. BVS da a conocer el demoledor informe del arquitecto municipal al respecto del polvorín. Sin detenerse, sin escuchar, la maquinaria municipal acelera a sabiendas de la inconveniencia del proyecto actual. A marchas forzadas, sin que importe lo más mínimo la conservación de este valioso edificio levantado según indicación del emperador Napoleón. El camión hormigonera está listo.

UN POCO DE HISTORIA

 Fue levantado bajo la dirección del coronel del Estado Mayor del Cuerpo de Ingenieros napoleónico Gabriel Breuille en 1812 para dar servicio al Fort Imperial du Dueso. Era el gran depósito de municiones de la plaza, capaz de contener 800 quintales de pólvora. Es uno de los elementos más importantes y singulares del conjunto de fortificaciones de la península de Santoña. Cuenta con un recinto cerrado de muros de piedra, con dos torres de sillería en su perímetro cerrado que soportan un sgnificativo y singular sistema de protección contra el rayo (dicho sistema de pararrayos es posterior a 1830). El cuerpo fue concebido con bóveda en toda su extensión, pero en octubre de 1812 el tercio orientado al sur se desplomó. Aún podemos apreciar que la bóveda no se extiende en toda la longitud del polvorín, ya que el tercio inicial nunca fue abovedado de nuevo. El Polvorín del Dueso cuenta con una escalera de sillería adosada al muro perimetral. Cuatro gruesos contrafuertes se distribuyen en los laterales del almacén de pólvora. La mampostería del almacén demuestra un cuidado sobresaliente, así como sillares en esquinas y vanos. Ya en 1899 el Ayto fijó un perímetro de tres metros en torno al inmueble con la finalidad de evitar que la creciente urbanización del Dueso invadiese su espacio. El inmueble cuenta con un ejemplar de las llamadas bóvedas a prueba (de bomba).

 La conservación de este inmueble está en juego hoy en día. O lo conservamos o lo cubrimos de cemento y lo pintamos. Realzamos su valor o lo dejamos listo para ser un inmueble sin valor ni encanto.




 Resultado de la intervención municipal sobre la Batería Alta de San Martín. Bajo el cemento y el embaldosado está la historia. Bien de Interés Cultural y Monumento Nacional. En Santoña no se quiere aprender del error. Se quiere repetir lo mismo en el Polvorín del Dueso. Objetivamente, ley en mano, con el criterio de cualquier historiador del país, lo sucedido en la Batería Alta ha sido una burrada patrimonial. El mal ya está hecho, pero debe servir como ejemplo de lo que no se debe hacer. La actual corporación santoñesa tiene la pelota en su tejado y una oportunidad de oro para convertirse en la primera que restaura el conjunto histórico con sensibilidad y criterio, respetando lo que es de todos y permitiendo que el legado luzca algún día como merece. Entre el abandono vergonzoso y el encofrado de cemento hay una tercera vía: ley y respeto por la conservación de cada inmueble. Rogamos que de una vez se comprenda. Hacemos un llamamiento a la gente de Santoña y grupos de la oposición, también al equipo gobernante, para que el Polvorín del Dueso no acabe convertido en una mole de cemento con acabados de hotel de tres estrellas. Empeñarse en el actual camino es una equivocación imperdonable.


 Les pediría que se tomen la molestia de leer el texto de arriba. Se trata de un panel que encontramos en el Castillo del Rey, San Vicente de la Barquera (click en imágenes para ampliar). Estas palabras nos dan pie para reflexionar sobre las "desafortunadas actuaciones destructoras". También se cita el seguimiento arqueológico. Los conceptos expuestos en el panel aún no han entrado en la cabeza de los responsables locales. En Santoña no necesitamos hacer seguimiento arqueológico, ni necesitamos asesoramiento. Sólo es necesario presupuesto y ganas de echar cemento. Afortunadamente los tiempos están cambiando.



 Polvorín Dueso mayo-2010. Entonces el lugar seguía siendo usado como vertedero.


 Éste fue el uso público del polvorín en las últimas cuatro décadas. BVS lo denunció (mayo 2010).


 Imagen actual.

¿QUÉ DICE LA LEY?

 Una intervención sobre un edificio con valor histórico reconocido ha de cumplir una serie de requisitos. Validación científica, seguimiento arqueológico, asesoramiento  por parte de especialistas. A continuación resumimos algunos de los aspectos esenciales de la Ley de Patrimonio Cultural de Cantabria:

 Por un lado, "los poderes públicos garantizarán la protección, conservación, enriquecimiento y difusión del Patrimonio Cultural de Cantabria". (art 38). Es obligación de la administración local y regional recuperar el Polvorín del Dueso y recalcamos lo de protección, conservación, etc. Hasta hace bien poco el polvorín sólo era difundido por parte de la administración local. Ahora puede conservarse, hay presupuesto para hacerlo y una ley que indica cómo hacerlo. Sin embargo todo apunta a que el inmueble no va a ser conservado, ni protegido. 

 "La conservación, recuperación, restauración, rehabilitación y reconstrucción del bien, así como su mejora y utilización, respetará o acrecentará los valores del mismo". (art 53). Este artículo es la clave para entender lo que sucede en el polvorín. Se han de respetar sus valores. Se debe conocer cuál es la naturaleza del edificio y buscar asesoramiento. Ningún concejal (al menos que sepamos) se ha graduado aún en Historia, ninguno es doctor en Arqueología. Basta de jugar con el patrimonio histórico. Basta de no escuchar. Se lo están diciendo a ustedes desde hace meses y las pruebas son evidentes para cualquiera.

 Veamos el régimen sancionador que fija la ley. "Constituyen infracciones muy graves todas aquellas acciones u omisiones que conlleven la pérdida, destrucción o deterioro irreparable de los Bienes Declarados de Interés Cultural o Bienes de Interés Local" (art 131). (nota: el polvorín no cuenta con dichas declaraciones, pero, como veremos en palabras del arquitecto municipal, toda intervención ha de considerar la futura declaración de BIC que sin duda va a recaer sobre el inmueble). Es fácil deducir que cubrir de cemento un bien cultural constituye infracción muy grave.
"Infracciones muy graves: Sanción de más de veinticinco millones (25.000.000) hasta cien millones (100.000.000) de pesetas o inhabilitación para intervenir en materia de Patrimonio Cultural durante un período de diez años (art 134). Lo cual nos lleva de vuelta a la Batería Alta de San Martín...pérdida, destrucción, acción, omisión, retirada de soportes de artillería, utilización de materiales modernos que falsean y hacen imposible apreciar el valor del sitio, sin seguimiento arqueológico, sin asesoramiento, embaldosado...


LA INTERVENCIÓN ACTUAL 

 Un oscurantismo incomprensible rodea la intervención actual. Por los cauces democráticos no se informa al ciudadano. Informes y proyectos públicos pasan a ser secretos, información incómoda que no debe salir a la luz. No obstante hemos conseguido unos cuantos datos que dejan claras cuáles son las líneas maestras de la operación:
1 No hay seguimiento arqueológico. Un polvorín que llegó a almacenar 800 quintales de pólvora y dio servicio durante décadas se rehabilita sin que nadie se plantee que pueden encontrarse bienes muebles (un botón de una casaca de un soldado francés de 1813, por poner un ejemplo). Quince años después del expolio brutal que sufrió el Fuerte del Mazo seguimos sin tomar conciencia.
2 La idea es levantar otro monumento al cemento. Fuera todo lo que recuerde a "historia". Una buena capa de bonito cemento lista para pintar (suponemos que ya habrán efectuado el pedido de pintura color huevo).
3 Interior embaldosado. Nuevamente se elige despreciar los valores del inmueble histórico. Ni se conocen, ni se respetan. El objetivo es inaugurar un monstruo de cemento con las mismas condiciones de habitabilidad que un hotel semilujoso. Ustedes perdonarán los intentos de contarlo con un poco de humor. Lo cierto es que produce pena y estupor comprobar cómo señores concejales se ven de pronto capacitados (sin asesoramiento) para tomar decisiones en materia de inmuebles históricos. El Polvorín del Helechal conserva en una de sus dos naves internas el entarimado original. Ahí tenemos una indicación de cómo pudiera recuperarse el suelo interior del Polvorín del Dueso. Nunca baldosa, como tampoco le pondríamos un embaldosado a la iglesia.
4 Increíblemente el proyecto actual ni siquiera considera que la ley debe cumplirse en relación al perímetro de protección del lugar. Un vecino no puede apoyar su casa sobre la iglesia. Tampoco sobre el Polvorín del Dueso. Todo indica que no se va a aprovechar la oportunidad de corregirlo, o al menos buscar posibles soluciones que no perjudiquen a nadie y realcen el edificio.


¿La única manera de que escuchen ustedes, equipo gobernante, es la denuncia y el titular de prensa? ¿Pueden ustedes replantearse la situación del polvorín? Les animamos encarecidamente a que lo piensen. Por favor, sean ustedes los primeros en dirigir una intervención digna, seria, que consolide y realce un inmueble del patrimonio santoñés. 


INFORME TÉCNICO DEL ARQUITECTO DEL AYTO. SANTOÑA. EN RELACIÓN AL POLVORÍN DEL DUESO

 En fechas recientes el arquitecto municipal ha emitido informe acerca de las características de la intervención. El arquitecto repasa las líneas maestras del proyecto y emite su opinión. Hacemos notar que el arquitecto no es historiador (gremio que debiera ser consultado), sin embargo su informe es un valioso documento que pone en su sitio al proyecto actual (ya en marcha). El texto concluye con un "no obstante, la corporación acordará lo que estime procedente". Toda una premonición.
 Veamos las líneas fundamentales:

1 "se trata de una edificación militar de carácter singular dentro del conjunto de las presentes en el Monte de Santoña, que está incluída dentro de la cuarta fase del proyecto DAM de catalogación financiado por la Consejería de Cultura [...] El avance de la revisión del PG.Santoña también lo propone de forma indudable para su inclusión dentro del nivel de protección integral, el máximo posible [...] Está incluído dentro del expediente para la declaración como Bien de Interés Cultural". Por todo ello, " debe realizarse la rehabilitación con las condiciones que se haría de estar protegido".

2 El informe asegura que "se ha solicitado la autorización a Cultura". (¿aún no se tiene autorización y ya llevamos un mes de obra?).

3 "Los acabados exteriores mediante enfoscado de cemento fratasado para pintar, quizá fueran más adecuados por el tipo de edificio y para su tratamiento más coherente con una restauración de estilo, mediante revocos de mortero de cal para pintar en colores de gama blanco-gris claro".

Enfoscado de garajes
Producto: Mortero gris
Acabado: Fratasado

 Sin duda un enfoscado es un excelente acabado para un garaje, pero si estamos hablando de un polvorín de 1812...

4 La bóveda a prueba propia del polvorín "haría quizá más adecuado el empleo de un sistema de cubierta que recordase más el original y lo diferenciase de las cubiertas tradicionales de teja".

5 "También cabe hacer alguna consideración sobre la utilización de un solado cerámico de baldosín catalán de 13x13 cms que figura en las mediciones y presupuesto del proyecto, un material poco habitual y que, por otro lado, no tiene en cuenta el tradicional solado de madera que parece que formaba parte de este tipo de edificios por requerimientos de un suelo seco, siendo así que en la actualidad hay una importante gama de productos de madera con acabados de buena calidad [...] que recogerían mejor el espítitu original del edificio, serían más fáciles de colocar y mantener y su comportamiento general para uso de pública concurrencia propuesto sería mejor que el del solado cerámico".

6 "Respecto a la marquesina de chapa de acero que se coloca en la puerta de acceso, orientada al sur, se plantea únicamente la duda de su necesidad en esa orientación, y sobre todo, con las dimensiones que se propone, con 150 cms de vuelo y 450 cms de desarrollo"


 CONCLUSIÓN 

 La conservación futura del conjunto histórico santoñés está en juego. Asumimos el abandono y el uso incompatible con la conservación de hasta siete fortificaciones del conjunto, realidades prolongadas en el tiempo. Lo que no puede aceptarse, ni comprenderse, es que un ayto. encabece su destrucción y quiera empalmar un despropósito (Batería Alta de San Martín) con otro.
  Ha llegado el momento de abrir la ley, de buscar asesoramiento. Ustedes, señores políticos, no están capacitados para tomar decisiones sobre la marcha que afecten al patrimonio de todos. Ahí tenemos el resultado en la Batería Alta de San Martín, un complejo defensivo cuyo valor histórico ha sido literalmente extirpado tras una rehabilitación salvaje. Conservar estos inmuebles es una demanda social creciente; las decisiones no se pueden tomar sin transparencia y al libre antojo de nadie. Hay historiadores. Hay leyes. El Polvorín del Dueso debe ser la primera intervención ejecutada con respeto al valor histórico y por esa senda deben seguir los restantes inmuebles en los años próximos. Sólo así lograremos dar verdadero realce a lo que tenemos, sólo así podremos hablar de Conjunto Histórico y empezar a mostrarlo con orgullo.
 Va siendo hora de que se cambie de dirección. Nadie debiera defender esta intervención no asesorada en nombre de intereses personales o de partido. Está en juego la conservación de una parte fundamental del conjunto histórico santoñés.