lunes, enero 10, 2011

DIARIO MONTAÑÉS 10-1-2011


Aquí...Diario Montañés 10-1-2011

 (Actualización: operarios trabajan en la Batería de la Cueva con apoyo de un camión municipal. La participación ciudadana y la ley no hacen actuar. La prensa sí. El camión abandona el lugar a las 14.00 h. El área de la batería ha sido desbrozada, sin duda para facilitar la visita próxima de la inspección del gob. cántabro. Por su parte, el gob. regional ha tenido ya nueve meses para actuar en cumplimiento de la Ley de Patrimonio Cultural de Cantabria).

 Menos mal que nos queda la prensa. Tras cuatro denuncias y constantes llamadas de atención, la Batería de la Cueva continúa cayéndose y siendo un perfecto ejemplo de hasta qué punto es hipócrita y desinformada la campaña oficial de excelencia con la que en los últimos años se ha pretendido vender el patrimonio histórico militar del Buciero. Excelencia virtual por un lado, inmuebles cayéndose, ocupados por vacas, graffieteados, usados como retrete, dejados de la mano de dios, por otro. La Batería de la Cueva es el ejemplo más sangrante y gráfico. 

 Recuerdo que en mayo de 2010 el ciudadano trató de dar a conocer esta situación al Director del Parque Cultural Monte Buciero, cargo sustentado por el dinero de los santoñeses. Su contestación fue "te vas y se lo cuentas a los políticos", además de amenazar cara a cara al ciudadano con "si vuelves a decir en ese blog lo que cobro, te denuncio...y no son casi 40.000 como dices, son 39 mil...." y citó la cifra exacta. Cito el encuentro para evidenciar hasta qué punto puede corromperse la idea de democracia. Manifiesto claramente que mi intención en ese encuentro (como he seguido haciendo después en numerosos escritos dirigidos a alcaldía) ha sido participar democráticamente y procurar que se conserve mi historia. Este señor y quienes le nombraron tenían y tienen otras preocupaciones. La historia, estos inmuebles legalmente protegidos, sólo eran hasta entonces un producto ficticio que pasear en ferias. Evidentemente el señor Director de...estaba molesto por el hecho de que la realidad torciese sus planes de excelencia, sus campañas con fotografías de San Carlos retratado desde el mar. 

 A fuerza de insistir, con la total oposición de los cargos públicos municipales, la realidad va saliendo a la luz.

 Recuerdo que era justo el ayto. de Santoña el primer obligado a dar la voz de alarma y preocuparse por el estado del inmueble. Debía haberlo hecho hace años, legislaturas enteras. Lo exige la Ley de Patrimonio Cultural de Cantabria y el sentido mínimo de responsabilidad. Estos señores eligieron no mirar a inmuebles malolientes y desagradables como éste. Era más tentador hacer un paquete turístico y dedicarse al mundo de la propaganda.
 En una próxima entrada veremos cuál ha sido la contestación del gob. cántabro nueve meses después de la primera denuncia sobre la Batería de la Cueva. Adelantar simplemente que la excusa que da el Servicio de Patrimonio para no cumplir su obligación no se tiene en pie, lo cual vamos a demostrar fehacientemente. Como la contestación no se mantiene en pie y es vergonzosa, además de llegar nueve meses tarde cuando estamos hablando de peligro urgente de colapso de un inmueble protegido, ya nos están llegando informaciones que apuntan a que Servicio de Patrimonio va a rectificar (fuente: el propio organismo). 

 Sin duda el artículo aparecido en Diario Montañés les animará, aunque como ciudadano considero triste que la prensa sea casi lo único que anima a cierto tipo de gestores públicos a cumplir con las obligaciones de sus cargos. El Servicio de Patrimonio, sobra decirlo, está pagado por los cántabros para proteger nuestro patrimonio. No está para que la realidad no ponga en evidencia a los señores políticos. Primero el bien común, después el bien particular. 

 Aplaudir a Diario Montañés por cumplir su labor social y fijarse en la realidad del patrimonio santoñés y hacerlo con un texto impecablemente objetivo e informativo, tan real como el estado de este inmueble publicitado y no cuidado desde hace décadas. 



 Porción de techumbre colapsada en los primeros días de nov de 2010, a estas alturas se cumplían los siete meses de denuncias ciudadanas y de Seprona.


 Hace exactamente un año, éste era el modo en que se vendía el patrimonio histórico de Santoña. Estos autobuses circularon por las calles más comerciales de Madrid. Los señores que diseñaron la campaña aún no habían pisado la realidad, desconocían el estado del Fuerte San Carlos, el vertedero brutal del Polvorín del Dueso, el cerrojazo del Fuerte del Mazo, el estado de Batería Cueva, Galbanes plataforma superior, la vaquería del Polvorín del Helechal. A estas alturas seguían convencidos de que la restauración de la Batería Alta de San Martín no iba a encontrar una denuncia que demostrase hasta qué punto hemos sido burros al cubrirla de cemento. A estas alturas, estos señores estaban convencidos de que el Fuerte de San Martín no debe ser público, sino un hotel privado con un mirador y un restaurante. En resumen, ni una fortificación mínimamente presentable, ni una cuidada, la ley no había entrado en Santoña en materia de protección patrimonial, pero nos encantaba tirar el dinero en ferias y propagandas varias. Da votos y crea en ciertos ciudadanos la ilusión de que los políticos "están haciendo grandes cosas". Desde aquí evidenciamos y denunciamos estos modos de hacer política. El patrimonio se protege a pie de obra y con la ley en la mano. No se protege con propaganda (pagada por los ciudadanos).



               Asociación en defensa del patrimonio histórico militar de Santoña
                                             y blog de denuncia BVS