viernes, diciembre 03, 2010

PATRIMONIO: EL EJEMPLO DE SAN VICENTE DE LA BARQUERA

 Esta entrada (supongo que todas las de este blog, en cierto modo) está dirigida a los responsables políticos del ayto. de Santoña, presentes y futuros. Este ciudadano desea incitar a la reflexión y ofrecer argumentos y ejemplos de peso. Obviamente también va dirigida a todos los ciudadanos. Sin crear una corriente de preocupación entre los ciudadanos, nuestro patrimonio arqueológico va a seguir encerrado en tesis de universidad, libros de historia y cajones. Los edificios históricos seguirán agonizando y sin mostrarse adecuadamente. Opino que es hora de aprovechar este legado de manera consecuente (no promocionando algo que es invisitable, o restaurado con buena intención, pero resultados destructivos).  Es fundamental para el futuro de Santoña que nuestra historia salga a la luz. Sea rescatada y mostrada, por el bien de la cultura y por el propio futuro económico de la villa.

 Santoña y San Vicente de la Barquera bien pueden considerarse pueblos casi gemelos, creo yo. San Vicente tiene una población de 4.500 habitantes. Santoña, unos 12.000. Ésa es una de las pocas diferencias que encontramos entre ambas poblaciones. Veamos el modo en que se describe a la villa de San Vicente en la página web de su ayto. Verán ustedes que si sustituímos "Oyambre" por "Marismas de Santoña", la descripción cuadra casi al 100% con nuestro pueblo:

"Situada en la costa occidental de Cantabria San Vicente de la Barquera es un municipio que en sus apenas 41 kilómetros cuadrados aúna todos los valores y atractivos de la España Verde: un destacado patrimonio monumental, gran importancia histórica, un excepcional medio natural, una reconocida gastronomía y una profunda tradición popular que se refleja en sus diversas manifestaciones festivas y artísticas.

Su puerto pesquero, sobre el que ha girado el desarrollo de esta villa continúa siendo uno de los más importantes de la región. El turismo y los servicios son en la actualidad la principal actividad económica del municipio, conformando una amplia y atractiva oferta para los visitantes.

San Vicente de la Barquera se encuentra en pleno corazón del Parque Natural de Oyambre, un espacio natural protegido de gran valor ecológico integrado por rías, acantilados, playas, dunas praderías y bosques que albergan una fauna y flora de gran importancia".

 En este blog se han ofrecido abundantes muestras de cuál es la realidad del patrimonio santoñés. Vamos a comprobar qué sucede en ese pueblo "gemelo". Les adelanto la conclusión, para ver si con un poco de suerte la idea va calando: por San Vicente de la Barquera han pasado los historiadores y se les ha escuchado. Ni más ni menos. En Santoña aún no hemos tenido esa suerte. Son al menos quince años de retraso con respecto a la villa occidental. ¿Para un problema de fontanería? El fontanero ¿Para conservar y exhibir el patrimonio? Historiadores. Lo que acabo de decir les puede parecer a ustedes una perogrullada, sin embargo ésta es una idea que en Santoña aún no ha sido siquiera considerada por ningún político. Ya va siendo hora.

 Vayamos al emblema turístico y patrimonial de San Vicente. Castillo del Rey.

 Fotografía tomada de la página web municipal. Seguramente la foto es mejorable, pero lo que importa es que al visitar el castillo compruebas que se encuentra en un estado de salud impresionante. Es imposible encontrar un papel o una colilla. Se puede visitar (1,40 euros) durante todo el año. No soy capaz de detectar ni un rincón en el que se aprecie una burrada restauradora. En el tiempo que paso en el lugar compruebo que un barrendero tiene encomendado dar una vuelta completa por las instalaciones. Luego continúa su trabajo por las calles de la población. Dos personas trabajan en la entrada. Siendo santoñés, la verdad es que tengo la sensación de haber conducido mucho más de una hora. Parece que estoy en otro país.

 Les sugiero que visiten el siguiente enlace. Es la página de Turismo Santoña. Comprobarán que lo primero que aparece es una fotografía bastante buena del Fuerte de San Carlos. Qué maravilla. Quizá no sea necesario recordar que la realidad es bien distinta...

http://www.turismosantona.es/




 Así que tenemos dos modos inversos de "vender" y cuidar el producto. La web barquereña promociona y da a conocer su patrimonio con una imagen discreta, pero la realidad supera todas las expectativas. La web santoñesa promociona y da a conocer su patrimonio con gran despliegue, pero la realidad...

 Prosigamos con la realidad del patrimonio y la historia barquereña...


 A nadie se le ha ocurrido echar una capa de cemento, ni restaurar un solo palmo de la fortificación de un modo que trastoque la naturaleza del edificio. ¿En Santoña? Hemos hablado profusamente sobre ello. Batería alta de San Martín: destrozada por completo (esto no es una opinión). Fuerte del Mazo: expoliado hasta en sus losas originales hacia 1997, expoliado todo su yacimiento arqueológico, obreros y responsables llevándose arcabuces y demás materiales aparecidos a sus casas, como quien va a la playa y se encuentra conchas, alojamientos reconstruídos sin ningún tipo de criterio, ladrillo incluído, alojamientos pintados y recubiertos de cemento. Madre mía. Y lo más urgente: ¿Con qué criterio se piensa restaurar el Polvorín del Dueso? ¿Es mucho pedir, señores políticos de Santoña, de una lado, del otro y del de más allá, que se deje hablar a los historiadores? Está en su mano destrozar el Polvorín del Dueso o salvarlo. Como ciudadano creo que he hecho todo lo que estaba en mi mano, denunciar el vertedero vergonzoso que se formó durante décadas en el polvorín y hacer una llamada de atención. 


 Las sorpresas no han hecho más que empezar. A estas alturas de mi visita, la mandíbula se me ha descolgado. Empiezo a babear y me llevo las manos a la cabeza. El simple hecho de poner un pie en esta sala le da al visitante la mejor tarjeta de presentación que un pueblo pueda ofrecer. Miles de años de historia resumidos en una estancia. El mensaje es rotundo: señor visitante, está usted en un pueblo donde respetamos nuestra historia y queremos compartirla con usted. Eso es exactamente lo que significa este rincón del castillo. Llego a la sala y no sé si echarme a llorar o empezar a aplaudir. Olé San Vicente de la Barquera.
 Intento contarlo de un modo más o menos gracioso, aunque lo cierto es que principalmente siento pena y rabia por la realidad santoñesa. ¿Podemos aprender algo? Yo creo que sí.




 Atónito. Sin palabras. Ese "pedrusco" fue la herramienta empleada por un habitante de la zona hace unos 3.000 años. ¿No lo consideran ustedes interesante? Este pequeño espacio rescata unas pocas muestras prehistóricas. En Santoña el material a rescatar y exhibir es abrumador. En vez de remontarnos a 3.000 años, podríamos irnos a los ¡100.000!. Imagínense una herramienta similar utilizada por alguien en el Monte Buciero hace esos años. Imagínense además que "nuestro" hacha pulimentada no pertenece siquiera a un homo sapiens, sino a nuestro primo el neanderthal. ¿No les parece que "nuestra" hacha no debe seguir en un cajón del Museo de Prehistoria? Pues bien. Además de esa pieza, podríamos reunir un enorme catálogo de azagayas, buriles, etc. Ya se lo hemos contado en este proyecto, que por cierto no ha merecido ningún tipo de atención por parte de ningún político de este pueblo. Ni palabra. Ojalá pueda reconsiderarse.

Proyecto para rescatar el pasado de Santoña. Primera parte: PREHISTORIA SANTOÑESA.

 Lo contamos en esta entrada del blog...

http://bucierovidasalvaje.blogspot.com/2010/10/buciero-vida-salvaje-presenta-proyecto.html


 Bastan unos minutos para hacerse una idea bastante documentada sobre el pasado de la villa. La presentación de los textos es adecuada, amena. Sin grandes despliegues. Es la idea que he intentado transmitir sin éxito. No se trata de presupuestos. Se trata de sensibilidad. Lamentablemente el tema presupuestario suele ser empleado por los políticos como excusa ante cualquier reclamación en relación al patrimonio histórico. Un ejemplo: la segunda fase de destrucción (perdónenme, señores políticos, pero es que no tiene otro nombre) de la Batería Alta de San Martín va a consumir 400.000 euros. ¿Cuánto podría costar recuperar los abundantes tesoros arqueológicos de Santoña?...
 Les doy la contestación: 0 euros. Por supuesto que sería necesario disponer de un espacio adecuado. Este ciudadano ha propuesto el Fuerte de San Martín para instalar ese centro histórico (el término Museo entraña problemas burocráticos). Una estupenda casona en pleno casco urbano santoñés ha sido adquirida por el ayto, si mis datos no son erróneos. Sería otro magnífico escenario. También son necesarios paneles explicativos, maquetas, asesoramiento de especialistas, vitrinas. Lo de los cero euros lo digo para hacer más evidente mi propuesta, sin embargo, el mayor esfuerzo no sería el económico: lo más costoso es caer en la cuenta del legado del que disponemos.

  En resumen: es cuestión de abrir los ojos y no hay excusa posible para lograrlo. Permítanme decir que estoy un poco harto de los mensajes sobre lo mucho que queremos al pueblo...¿Quieren al pueblo?...entonces empecemos a rescatar su historia, salgamos de los tópicos, conozcamos y demos a conocer. El resultado puede ser espectacular. Los beneficios (económicos, culturales) cuantiosos.


 Un vistazo a esta recreación del San Vicente medieval es suficiente para imaginar el pasado y facilita la comparación con el presente. La propuesta presentada desde este blog describe una maqueta de Santoña hace 16.000 años, la línea costera a más de tres kilómetros del borde actual, la bahía convertida en un terreno llano y semipantanoso, grupos reducidos de humanos establecidos en las cuevas del Buciero. Otra maqueta podría recrear la Santoña de 1812, el establecimiento del ejército galo, el bloqueo naval, los ejércitos español e inglés acercándose a la península santoñesa...Acercar la historia a miles de visitantes y a los propios locales...o que siga oculta y desconocida.


 Hasta aquí la visita. He procurado hacer breve el recorrido para no aburrirles y para que el mensaje pueda llegar. Les pediría que lean este cartel. Si hacen click sobre la imagen obtendrán una vista ampliada. Esos párrafos me parecen el mejor modo de concluir. Cada frase puede (y debe) aplicarse a Santoña. 

 Me gustaría llamar especialmente la atención sobre la frase "relegando al olvido algunas de las desafortunadas actuaciones destructoras del pasado". Justo en esa fase seguimos anclados en Santoña (destruir, no consultar a expertos, tratar el patrimonio histórico sin criterio alguno). Ya es hora de pasar a la siguiente fase. Por favor, señores políticos, medítenlo. Sería deseable que sepan tomar lo que aquí se dice con deportividad y amplitud de miras.

 Resulta evidente que en San Vicente de la Barquera alguien tomó en cuenta la importancia del patrimonio histórico. Estamos a tiempo de impedir que se pierda lo que le queda al santoñés.


 El espacio expositivo del Castillo del Rey muestra dos piezas de artillería. Tres de las piezas de artillería santoñesas se encuentran en la población de La Cavada. Otras se encuentran localizadas al pie de la Batería de San Felipe. No mostrar estas piezas es una torpeza y un error histórico. Ojalá podamos meditar sobre ello. El Fuerte de San Martín, por poner un ejemplo, multiplica su atractivo con la presencia de uno de estos cañones. Bien pudiera ser disparado una vez al año (con pólvora, tampoco es cuestión de ponerse a bombardear Laredo; y con asesoramiento de los técnicos del excelente museo de La Cavada, no vaya a ser que se lo encomendemos al cohetero municipal y salgamos por los aires). ¿Se imaginan una especie de chupinazo artillero a la vista de todo el pueblo y sus visitantes? En fin, es sólo una idea tonta que me ha venido ahora a la cabeza.

 Espero haber sido muy claro con el mensaje ofrecido en esta entrada y haber animado a la reflexión de políticos y ciudadanos en general. Un saludo.