viernes, septiembre 17, 2010

ADECENTAMIENTO FUERTE SAN CARLOS

nota: esta entrada contiene una foto no demasiado agradable, como siempre decimos, disculpas a los lectores. Es necesario mostrar la realidad para cambiarla.

nota 2: la denuncia y solicitud de expediente sancionador por el estado de ruina de la Batería de la Cueva sigue pendiente de que Seprona tenga turno de trabajo. El cuerpo no tiene suficientes medios humanos y un ciudadano se puede pasar cuatro días con una denuncia en la mano.

 Como saben los lectores, en Buciero, vida salvaje denunciamos y describimos cuál es el estado del patrimonio histórico del Monte Buciero. También se recoge abundante información acerca de vertidos y áreas degradadas. Se denuncia la inacción administrativa y se llama a la acción política y a la concienciación ciudadana. Cuando se produce una acción por parte de la administración en defensa del patrimonio y del monte, también lo contamos con inmediatez. La buena noticia de hoy es que la galería acasamatada del Fuerte de San Carlos ha sido limpiada esta misma mañana por operarios municipales.

 Desde hoy la galería de San Carlos luce este aspecto (no estaría mal que los defecadores y demás guarretes patrimoniales se comportasen en adelante, aunque eso es utopía)...


  El 6-9-2010 hacíamos este recordatorio...

http://bucierovidasalvaje.blogspot.com/2010/09/recordatorio-fuerte-san-carlos.html

con esta imagen...


 En lugar de esto,...


esto...


 Como la situación de abandono del Fuerte de San Carlos persiste, continuaremos insistiendo y recordando. Es imprescindible cortar el acceso a vehículos, implicación de ayto. y gob. autonómico, cumplimiento Ley de Patrimonio Cultural de Cantabria, protección. Que no se vuelva a decir que "San Carlos es privado, no se puede hacer nada", para ocultar que nos importa un pimiento. Se puede, se debe y la ley determina muy claramente quién es responsable de lo que aquí sucede. De momento, felicidades al Fuerte de San Carlos por la limpieza de esta mañana. Esperamos que pronto se ponga fin al bochorno de las siguientes imágenes:




 Huellas de uno de los últimos coches que han entrado "hasta la cocina".