sábado, agosto 14, 2010

BATERÍA DEL ÁGUILA, VALLADA

 (ACTUALIZACIÓN 16-8-2010) El 31-7 la convocatoria organizada por Buciero, vida salvaje limpió una considerable cantidad de inmundicia del Faro del Caballo. Ese día el enclave empezó de cero en cuanto a vertidos. Dos semanas han bastado para que el faro, emblema turístico del monte, vuelva a tener un aspecto lamentable que nos retrata a la perfección. Políticos que pasan y no  toman conciencia del problema y demasiado ciudadano asalvajado. Ya tenemos el cuadro completo. Lo de siempre, nadie lo ve, nadie hace nada. Aquí ya se ha dicho repetidamente, el monte está indefenso contra los salvajes.

 (ACTUALIZACIÓN 15-8-2010)
 El blog intenta ser escrupulosamente riguroso y facilitar información al cien por cien veraz. En la entrada anterior se coló un error al referirme a la Batería de San Felipe y decir que es una de las fortificaciones que se libran del abandono o del uso impropio, pero "no tiene ni un cartel que le diga nada a nadie". He cometido un error que rectifico con esta fotografía tomada esta tarde.
 A propósito del cartel, la última línea que pueden ustedes leer en él, me sirve para proponer que los cañones sean recuperados. Están junto a la costa, al pie de la punta que sirve de asiento a la batería. Submarinistas han fotografiado en ese punto, a escasa profundidad, piezas de artillería, bolas de cañón y grandes bolas incendiarias de mortero. Recuperar todo este material no es sencillo, pero a buen seguro puede y debe hacerse.  Sería un  impulso importante que bien pudiera sumarse a la recuperación de los tres cañones del patrimonio santoñés cedidos en La Cavada. La terraza de San Martín, antes que una zona chill out y un restaurante, debiera albergar alguna de estas piezas, ¿no les parece a ustedes?.
 Es de justicia la rectificación. En la Batería de San Felipe los visitantes se encuentran con el cartel que exige la ley de patrimonio y el sentido común.



---------------------------------------------------------------------------------------------------------------
 En la anterior entrada recordábamos el cercado de cabras instalado en el espacio de protección de la Batería del Águila (protección singular grado I, protección integral, en PGOU de Santoña y parte del Listado Arqueológico Regional, inclusión ésta que garantiza las protecciones contempladas para un bien de interés cultural). En esa entrada comentábamos que este tipo de situaciones siempre tienden a agravarse. En el Monte Buciero, un apero rural tiende a convertirse en estructura sólida, chalet o similar, por ejemplo. El cercado de cabras ha crecido y ahora se trata de un completo vallado de unos cuarenta metros de longitud. 



La valla, metro y medio de altura aproximadamente, impide el acceso a la plataforma oeste del complejo defensivo.




 El vallado se extiende desde el cercado del cual venimos informando desde abril y recorre unos 35-40 metros del espacio de la batería. Llega (de momento) hasta las inmediaciones de la plataforma este y el alojamiento que daba servicio a las tropas desplazadas a este sistema defensivo.


Estado en que se encuentra la estancia de mayor superficie.