viernes, julio 02, 2010

VISITA AL FUERTE DEL MAZO

(Actualización: en el verano de 2011 la situación del Fuerte del Mazo por fin ha cambiado, la puerta se ha abierto y la única fortaleza de montaña que el ejército napoleónico dejó en la península ibérica ha vuelto a ser visitable. Esta medida parece contradecir la política llevada hasta ahora, la cual consistía en decir públicamente que la fortaleza necesitaba unos 600.000 euros para ser rehabilitada (es decir, cubierta de cemento y pintada, ya que estos señores metidos a política no consideraban la posibilidad de cumplir la ley, ni asesorarse, lo único que importaba era manejar ese presupuesto millonario: por eso se tuvo cerrado en los diez últimos años, no interesaba pese a ser uno de los lugares más espectaculares de Cantabria). Finalmente la puerta se ha abierto y la puesta en evidencia que hemos realizado desde artículos como éste han servido de algo. Al entrar en el fuerte lo primero que te preguntas es: ¿cómo pudieron tenerlo cerrado diez años? ¿en qué iban a gastar 600.000 euros, cuando el lugar es perfectamente visitable? El reabierto Fuerte del Mazo (presupuesto de la operación de apertura: CERO) ha sido intensamente visitado durante todo el verano de 2011. Felicidades al Monte Buciero).

 Debido a que el Fuerte del Mazo no puede visitarse desde hace ni se sabe, debido a que ya fue restaurado en 1995-2001 (un despropósito de remodelación que se cargó los tres alojamientos del sitio), debido a que está pendiente de otra re-restauración multimillonaria que nunca empieza (y quizá mejor que no empiece), debido a que sigue siendo promocionado por la propaganda oficial pese a que usted hace años no puede entrar...en Buciero, vida salvaje vamos a mostrar cuál es el estado real a fecha de hoy.

  (foto M. Cerro, DM)
                                                                                                                                                 
 Retrocedamos hasta 1994. Éste era entonces el estado del cuartel principal  y, en general, el estado del Fuerte del Mazo. Las opciones de restauración eran variadas. El encanto de estos muros podía haberse dejado tal cual, después de la pertinente limpieza y consolidación. Los muros maestros aún en pie podían haber seguido luciendo imponentes, o asumir una restauración en la cual las partes originales siguiesen visibles y distinguibles. El caso era respetar la ley y mantener la esencia del edificio y su poder evocador. En otra entrada ya hemos hablado de la intervención radical que se perpetró en el periodo 1995-2001. Una apisonadora remodeladora llevada a cabo sin el permiso necesario (Comisión Patrimonio Cultural), sin seguimiento arqueológico. Sin respeto, en una palabra. Lo peor que podía sucederle al edificio, sucedió. Después de eso, el cierre inexplicable. El Mazo se convirtió en una tumba de dinero público que no ha revertido aún, una década después, en la sociedad. Si usted quiere conocer su interior, aún hoy debe escalar (no se lo aconsejo) seis metros de recio muro.
 Por cierto, sería interesante que la página web oficial del Ayto. de Santoña y la página de la Oficina de Turismo no continúen diciendo que los Fuertes de San Martín y San Carlos, el Polvorín del Helechal y la Batería de San Felipe son "FUERTES NAPOLEÓNICOS". San Felipe data de 1743, a Napoleón le quedaban al menos 20 años para nacer. San Carlos, Helechal y San Martín fueron levantados en torno a 1860. Todos los inmuebles citados tienen de napoleónico lo mismo que mi casa. Con afán constructivo, solicito que se corrija. La confusión y la información errónea no debe partir de medios oficiales, creo yo, no es el mejor modo de fomentar que el ciudadano se acerque a la historia, ni el mejor modo de dar a conocer el patrimonio que poseemos.

Oficina Turismo Santoña, todo es napoleónico (un ejemplo de información errónea)

 El Fuerte del Mazo, la única fortaleza napoleónica con la que cuenta el monte (si no contamos los restos del Fuerte Imperial que podemos visitar al pie de la Batería de la Cueva), quedó en el olvido administrativo. Quedó también, a merced de la voracidad restauradora de futuras corporaciones. Luce mucho manifestar que un fuerte va a ser restaurado. Es una gran manifestación de supuesta preocupación patrimonial. Así, en 2008 se anuncia la próxima remodelación del lugar. El Ministerio de Vivienda compromete una partida más que considerable y se anuncia la instalación de un centro de interpretación. Ni historiadores, ni ley, ni nada que se le parezca. A ojos de los responsables políticos, el Mazo aparecía como un goloso solar situado estratégicamente. Un sitio en el que dilapidar más presupuesto y una fuente de titulares. Poco importaba (e importa) la historia de estas piedras y la conveniencia de una acción restauradora adecuada, meditada, asesorada. Repetimos lo dicho ya, no dudo de la buena intención de la operación, capaz de crear empleo y movida por el deseo de recuperar el inmueble, lo que denuncio es el modo desafortunado de defender y respetar el patrimonio. Obviamente, si este ciudadano compara la ley con la realidad y solicita un cambio de dirección, automáticamente se convierte en persona non grata. Percibo que los políticos locales han llegado a una fase de encumbramiento en la que ya no caminan sobre el suelo, como el resto de los mortales. Es el síndrome "emperador". No se escucha y no se atiende, no se informa, ni aceptan propuestas (aunque éstas se ajusten a la ley y busquen un futuro mejor para el monte y su patrimonio, sin tropelías administrativas), mucho menos se da marcha atrás, aunque lo que se plantea no es precisamente una visión personal, sino la conveniencia de cumplir un texto legal que el propio ayto. incumple en sus actuaciones. Es una pena. Es lo que hay.


 Cartel de la empresa concesionaria de la restauración actualmente prevista. Hago notar que Teconsa es una empresa constructora que atraviesa pequeñas dificultades. Una auténtica joya empresarial imputada en Gurtel, con el 90% de la plantilla despedida, en concurso de acreedores y acosada por graves irregularidades de todo tipo. Este cartel ha seguido en pie hasta hace escasos meses y era visible desde el casco urbano de Santoña. Visto lo visto, se decidió que no siguiese anunciando lo que no va a ejecutarse. Así quedó.


 Considero bastante absurdo que la publicidad institucional siga invitando a subir hasta el Mazo "desde cuyo exterior usted podrá contemplar las extraordinarias vistas" (cito de la página web de Oficina de Turismo). Con unas pocas horas de trabajo de desbroce y retirando objetos como los que se aprecian en estas fotografías, el Mazo es perfectísimamente visitable. Generaría empleo, visitantes, prestigio para el monte y para Santoña. En lugar de eso, cerrojo y falta de transparencia. Pregunte usted en qué consiste la nueva re-restauración...no le informarán. Pregunte usted si se ha hecho un estudio arqueológico y si el proyecto tiene el preceptivo asesoramiento por historiadores que marca y exige la ley...no le informarán (por supuesto, no se ha previsto nada de esto). Pregunte usted en qué se van a emplear los 600.000 euros (posiblemente más) que ya han generado que los políticos locales se hicieran en el Mazo las fotos de rigor en 2008...no le van a informar. Quisiera animar constructivamente a un cambio de rumbo y de modos. Es mejor para todos. Es lógico que los políticos "se hagan fotos", supongo que va en el cargo, ése no es el problema. Lo que es deseable es que la foto esté respaldada por actuaciones serias, preocupación real, interés en conocer la historia de los inmuebles, planes integrales de recuperación que asesoren historiadores. Si no, nos cargamos el patrimonio. Antes de que exista un PARQUE CULTURAL, debe existir una CULTURA DE PROTECCIÓN DEL PARQUE. Sobra decir que los responsables políticos, del bando que sean, deben ser los primeros en adquirir esa cultura. En Santoña, a 3 de julio de 2010, estamos muy lejos.

 Otra precisión, esta vez lingüistica y sin nada que ver con el monte (seguro que ustedes me permitirán la nota de humor); en la portada de la web oficial del Ayto. de Santoña se informa de que se ha completado la "cubrición" de las pistas de padel. Tengan en cuenta que la única acepción válida del término cubrición es la "Acción y efecto de cubrir el macho a la hembra". Por supuesto, esto es un comentario jocoso sin mayor relevancia. Todos somos humanos y la verdad es que la anécdota le añade una nota de humor a la web del ayto. que se agradece.


 "El Ayuntamiento de Santoña ha recepcionado esta mañana las obras de cubrición de dos pistas de padel".  Lo dicho, disculpen el humor, está la cosa muy tensa. No me vuelvo a salir del tema. Sigamos conociendo el Mazo del único modo posible.


 Ni rastro quedó. Para entendernos, una catedral restaurada con estos criterios habría terminado convertida en un monstruo de cemento con antenas, ventanas correderas en lugar de vidrieras y techos de pladur en lugar de bóvedas (recuerdo que el Mazo es, entre otras figuras, Bien de Interés Cultural con la catalogación de Monumento). No quiero aburrir con leyes y articulados, sólo permítanme recordar que el propio PGOU santoñés asegura la conservación de este inmueble "en la integridad de sus caracteres, procurando su recuperación mediante intervenciones científicamente validadas y que tengan por fin su plena puesta en valor desde el punto de vista de su vinculación a la cultura". La ciencia no ha asomado por el Mazo. Tampoco por la Batería Alta de San Martín. Basta un vistazo a estas fotografías para comprobar lo que sucede cuando estos sitios son tratados, a golpe de presupuesto, como si fuesen chozas rurales.



 No considero necesario, a día de hoy, invertir más de 600.000 euros para hacer el Mazo visitable. Ese dinero no va a mejorar las vistas, ni a remodelar el horizonte, ni la importancia histórica del inmueble. La maleza puede ser retirada, creo yo, por bastante menos dinero. En este "sostenerla y no enmendarla" que exhibe el Ayto. de Santoña, el Mazo queda condenado tras sus muros.



 "Se deben evitar las reconstrucciones", viene a decir la Ley de Patrimonio. Pues nada, a reconstruir, y si es con ladrillo, mejor.



  La famosa antena de origen napoleónico.









 Hacia 1997, financiado con recursos públicos, sin contar con asesoramiento de ningún historiador, el enlosado original del Fuerte del Mazo desapareció. Los responsables consideraron que quedaba más bonito con este tramado de cemento y cantos. Por supuesto, sobra decir que el seguimiento arqueológico que determina la ley no se llevó a cabo. Simplemente, operarios y responsables se llevaron a casa todo el patrimonio mueble que fue apareciendo en el interior de los alojamientos. Se trata de un expolio en toda regla. Se perpetró durante seis largos años y ni siquiera sirvió para que la fortaleza fuese visitable, ya que la puerta quedó cerrada a cal y canto. Así sigue. Un auténtico despropósito ante el cual aún no ha respondido nadie. La situación es grotesca y lamentable. Dinero público costeando una operación salvaje de destrucción patrimonial. Y todo ello en una fortaleza que es la única en su clase en toda la península ibérica. Sólo se podría haber cometido una salvajada de mayor tamaño dinamitando el lugar.

 Animamos a que se extienda (políticos, ciudadanos) la cultura de protección y conocimiento de nuestro patrimonio. Planes restauradores asesorados. Respeto ciudadano. Presupuestos ajustados a actuaciones validadas por historiadores y por el sentido común. Cambio, cultura, compromiso, cuidado.
 Ojalá hayan disfrutado la visita al Fuerte del Mazo.

3 comentarios:

  1. Ya era hora de que alguien pasara a la acción!!!

    ENHORABUENA

    ResponderEliminar
  2. Eres el puto amo tio nosotros tambien tenemos un grupo pero somos tres personas de 16 años y a veces vamos a limpiar el monte....pero esque ahora ni el ayuntamiento hace nada solo lo estropea...!!! >_<

    ResponderEliminar
  3. Me sorprende mucho que gente tan joven suba al monte y retire basura, ojalá más de uno tomase nota, jóvenes y mayores. Hombre, lo de p. amo, para nada, estoy denunciando lo que veo con los ojos y quiero que se cumpla la ley. Ojalá tengáis una hora el día 31. Vamos a empezar por una zona muy vergonzosa. Vuestra presencia será muy bienvenida.

    ResponderEliminar