martes, julio 06, 2010

EL MUNDO 5-7-2010

 Ponemos a su disposición el artículo aparecido en El Mundo este lunes.  Quiero dejar claro que la información planteada por el artículo de El Mundo responde a la realidad, se basa en la propuesta de SEO/Birdlife y el informe de Ecologistas en Acción, se basa en las cuatrocientas fotografías de denuncia aquí mostradas y verificadas por Seprona. También señalo dos incorrecciones en el texto. El Monte Buciero ha sido catalogado como Punto Negro, no bandera, en el informe de Ecologistas en Acción. La confusión quizá se deba al propio título del informe (Informe Banderas Negras 2010). Por otro lado, no se puede afirmar que las once fortificaciones estén abandonadas. Las situaciones inaceptables para la conservación de los inmuebles afectan a ocho de las once fortificaciones. Ocho de once no son el cien por cien, aunque por desgracia esté cerca. Una precisión más afinada: la clausura de Polvorín del Dueso y Batería de la Cueva se ha debido a la denuncia planteada por este ciudadano (y sobre todo, se ha debido a la situación vergonzosa y muy lamentable de ambos inmuebles), aunque ha sido el titular quien ha reaccionado (Penal El Dueso). El artículo da a entender que el ayto. ha clausurado estos sitios, lo cual también pudiera aceptarse si tenemos en cuenta que el responsable último de la conservación es el propio Ayuntamiento de Santoña (artículo 6 Ley de Patrimonio Cultural de Cantabria), quien además es quien sigue promocionando los sitios. Usted, señor lector, sabrá entender esta necesidad de ser preciso. Luego vendrá la versión oficial tratando de dar la vuelta a las cosas, por eso creo muy conveniente recordar que aquí se denuncia la realidad y se exige respeto al monte (patrimonio-medioambiente) en cumplimiento de la ley.
 Ya se ha producido la primera respuesta a la información, no entiendo las salidas de tono cuando el periódico informa de una realidad objetiva, verificada por Seprona, conocida por muchos vecinos y denunciada por quien escribe.

El Mundo 5-7-2010

 El Mundo va a publicar la carta enviada por Francisco Leno, Director del Parque Cultural Monte Buciero a la periodista responsable del artículo. Está muy molesto porque el diario vuelva a incidir en el dato de su sueldo.   La carta concluye mandando un saludo cariñoso a la periodista de El Mundo. Entre la destitución y que siga en su cargo sólo media una cosa: que la gente reciba información sobre la figura del Director del Parque, nombramiento, sueldo, ocupación, insistencia en negar la incómoda realidad. El mayor obstáculo para que el Monte Buciero empiece a ser cuidado no puede ser alguien que cobra cerca de 40.000 euros y ostenta el cargo de Director del Parque Cultural Monte Buciero, alguien que aún no ha abierto la boca por la clausura de dos de las fortificaciones (las cuales promociona, pero cuyo estado de ruina constatada por Seprona este señor desconocía), que no se ha dignado a conocer los vertidos y que ha mantenido hasta la extenuación que el ayuntamiento  no es responsable del Fuerte San Carlos (aunque los operarios hayan terminado entrando). Lo de recordar su sueldo no es por j**** (aunque bien es conocido que lo logra). Es su sueldo. Está publicado en documento oficial. Si a usted le nombran y le colocan ese sueldo y nadie levanta la voz, a mí personalmente me parece perfecto. Es legal. Pero comprenderá usted que este ciudadano  muestre su preocupación por el estado del patrimonio y las áreas degradadas del monte. ¿Se opone usted a que enseñe al resto de ciudadanos cuál es la situación?  En ese caso no me importa lo que cobre usted, lo único que me importa es que usted deje de entorpecer un futuro mejor para el monte y deje de negar lo evidente. Si usted cobrase novecientos euros al mes también sería de justicia requerir su inmediata destitución.  La llamativa cifra sólo ahonda el absurdo. Las maniobras de negación de la realidad son propias de otra España, usted sabe a cuál me refiero.
 El nivel de despropósito es inaceptable. Lo primero que se debiera haber hecho hace tres meses, cuando el Director del Parque y los políticos locales recibieron en sus direcciones de correo las primeras fotografías de denuncia, es interesarse por los vertidos, interesarse por el estado del patrimonio. Todo lo que ha venido después ha sido una película de Cine de Barrio. Aquí seguimos centrados en la denuncia. Lo denunciado es relevante, porque relevante es el Monte Buciero. Fotografías de denuncia y leyes, el camino está bien claro. Solicito de ustedes que empiecen, de una vez, a comportarse seriamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario