domingo, julio 04, 2010

EL MONITOR DE BERRIA RESISTE DESDE ABRIL

 (ACTUALIZADO 6-7-2010: La playa de Berria ya no tiene un monitor de ordenador,  aplaudo al responsable de tomar la decisión, más vale muy tarde y después de cien días sin hacer ni puñetero caso a un ciudadano que informa de presencia de vertidos, que nunca. Ojalá se empiece a trabajar por principio, no cuando la denuncia se hace demasiado incómoda y lo denunciado demasiado flagrante. Felicidades Playa de Berria. Animamos a cambiar de mentalidad y sensibilidad al tipo que tiró el monitor. Esas cosas verdosas entre las que dejó usted su basura son árboles, no son el mejor lugar en el que verter inmundicia, lo digo para la próxima).

 Vamos a dedicarle una entrada en exclusiva a un vertido puntual que sigue habitando en la Playa de Berria, pese a haberlo puesto en conocimiento del Ayto. (a través del Concejal de Medio Ambiente) en los primeros días de abril.
 Este monitor desguazado se ha convertido para mi en una muestra simbólica de importancia. Por su resistencia al paso del tiempo, hemos terminado cogiéndole hasta cariño. Por un lado, tenemos un ciudadano que elige un paraje natural para deshacerse de su ordenador viejo. A veinte metros hay contenedores, pero ya sabemos que el homo sapiens suele presentar conductas incomprensibles. Por otro, tenemos un vecino que se tira meses comprobando que el monitor de ordenador va haciéndose fuerte, sin oposición, sin cuadrillas de limpieza, ni servicios municipales que lo detecten. Este vecino termina poniéndolo en conocimiento del concejal de medio ambiente (de modo informal, a través de un email) a primeros de abril, justo con el inicio de este blog de denuncia. El concejal contesta amablemente, pero el objeto resiste. A finales de abril, en otro correo en el que recuerdo al concejal que el monitor sigue en su sitio, obtenemos por respuesta del concejal "yo ya he hecho lo que podía". En vista de la resistencia numantina del objeto, el vecino decide dar entrada en el registro municipal (3 de Mayo, 2010) un requerimiento para que se retire. El vecino incorpora al requerimiento fotos y un mapa.

 Texto del requerimiento dirigido a Alcaldía con fecha 3 de mayo:
 "Denuncio presencia de vertidos en zona descrita en mapa. Ruego su retirada". 

 Pasan semanas, meses, se izan banderas azules a unos cien metros del objeto y sorprendentemente nada cambia. Lo dicho, el monitor se había convertido en la Numancia de la inmundicia depositada en un paraje natural. Tampoco sirvió de mucho visitar las oficinas de los servicios de limpieza a lo largo del mes de junio. Se toma nota, se anuncia que se va a retirar, etc. 
 Estamos hablando de la zona de arbolado que antecede a la zona de dunas en el extremo oeste de Berria. Exactamente aquí...


 Ustedes pueden visitarlo si lo deseean. Lo más curioso es que los servicios de limpieza han visitado el sitio desde abril. En el área también habíamos denunciado la presencia de un incipiente y creciente vertedero, bolsas, envases, escombros. Aproximadamente la mitad de los vertidos denunciados fueron retirados, pero incomprensiblemente el monitor y parte de los vertidos aguantan a día de hoy. 



 El caso es que ahí sigue. Se habla mucho, desde medios oficiales, de participación ciudadana. Agenda 21 no se cansa de utilizar la expresión.


 Personalmente no veo un modo más claro de participación ciudadana que ponerme en contacto con la administración por todas las vías posibles, perder tiempo dando entrada a un escrito con mapa y fotos. Más participativo no he podido ser para conseguir la retirada de un simple vertido. Lo único que me ha faltado es recogerlo yo mismo. 
 Cuando se ha izado la Bandera Azul a unos metros del monitor desguazado pensé que la situación se habría corregido, aunque sólo fuese por mera cuestión estética. Nada. Ni con ésas.
 En más de tres meses de denuncia he comprobado en propia carne lo que se entiende por participación ciudadana. No deseo entrar en detalles, pero a fecha de hoy no he obtenido respuesta municipal a ninguno de los requerimientos, propuestas y denuncias. Por ejemplo, propuse la creación de una patrulla formada por cuatro miembros encargada de recoger seriamente los vertidos del Buciero y de proteger el patrimonio. Eran semanas en las que desde el Ayto. se seguía negando la realidad, pero eso no fue óbice para que (sin contestar a mi propuesta) el Ayto. doblase la apuesta y pidiese presupuesto para una cuadrilla de ocho miembros. Creo que no contestar al ciudadano evidencia una falta de buenos modos y usos democráticos y solicito un cambio de costumbres participativas. No se trata de una relación Emperador-Lacayo. Se trata, esto es mi opinión, de una relación Administración Local- Ciudadano. 
 Es un pequeño ejemplo que sirve para empezar a entender que los cuantiosos vertidos del Monte Buciero pueden seguir descansando en paz durante mucho tiempo. Pongo punto final a esta entrada esperando que alguien, de una maldita vez, haya tomado nota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario